Compartir
Foto: Autosport

Los eventos del WRC están construyendo saltos artificiales que, de acuerdo a los pilotos resultan ser demasiado peligrosos y deberían ser prohibidos. Esto después de varios accidentes que se suscitaron durante el Rally de Italia. 

Ott Tanak tuvo que retirar su Toyota de la tercera posición después de haber tenido un incidente en la etapa Monte Baranta con lo que muchos calificaron un salto mal construido. Tanak cayó sobre la nariz de su Yaris WRC dañando el sistema de enfriamiento.

El actual campeón Sebastien Ogier señaló que no es sensato construir los saltos artificiales a la mitad de una recta, sino que deberían estar bien distribuidos y construidos con una rampa más larga. Añadió que si es malo para los autos de rally, estos saltos deben resultar peor para las categorías inferiores. El director del equipo M-Sport, Malcolm Wilson, respaldó la afirmación de Ogier, puesto que el rallista Guaray Gill tuvo el mismo incidente con su MRF Ford Fiesta R5.

Foto: Autosport

El salto artificial ideal es el que el piloto finlandés Tommi Makinen construyó para su hospitality de Ouninpohja en la etapa de Finlandia (véase fotografía superior). Quien asegura que al no tener una rampa corta el salto no daña los autos.