Compartir

Los dos pilotos que corrieron en F1 y compitieron en los JO invernales lo hicieron, coincidentemente, en un deporte similar el de su habilidad natural, el del bobsleigh o trineo sobre cuchillas que se desliza por un tobogán descendiente y largo, o sea un auto sobre nieve en una pista de un carril.

1 ALFONSO DE PORTAGO

El marqués español  tenía un nombre impresionante, probablemente el más largo de un piloto en la historia: Alfonso Antonio Vicente Blas Ángel Francisco Borja Cabeza de Vaca y Leighton, Carvajal y Are, Marqués de Portago, Marqués de Moratalla, Conde de La Mejorada, Conde de Perniá, Duque de Alagón, Grande de España; pero le decían “Fon”. Debutó como piloto en La Carrera Panamericana de 1953 en un Ferrari con Luigi Chinetti, y para 1956 Ferrari lo firmó en su escuadra de F1. Corrió cinco GPs  –cuatro en 1956 y el abridor de 1957– y obtuvo puntos  en un par de ellos, en corridas compartidas con otros pilotos de la Scuderia.

Poco antes de los Juegos Olímpicos de 1956 en Cortina D’Ampezzo, De Portago descubrió que España no tenía equipo de bobsleigh y lo formó con su primo Vicente Sartorius y Cabeza de Vaca, Marqués de Mariño, y sus amigos Gonzalo Taboada y Luis Muñoz; encargó unos trineos de dos y cuatro plazas y se pusieron a practicar. Alfonso, naturalmente, era el piloto y Vicente era el frenador en el biplaza, con el cual quedaron en cuarto sitio a 16 centésimas del bronce, tras las cuatro corridas obligatorias. Aparte tuvieron el segundo mejor tiempo en la tercera corrida, algo inédito para amateurs sin experiencia internacional. En el trineo grande quedaron en un noveno sitio muy digno y regresaron a España como héroes. Alfonso ya no tendría oportunidad de volver a ser olímpico pues el 12 de mayo de 1957 murió con su copiloto Edmond Nelson en la Mille Miglia, lo que causaría su cancelación como carrera. Un deportista superdotado, bueno en equitación, yatismo, tiro, esgrima, polo y natación y un piloto que destacaba pero el destino se lo llevó antes de cumplir tres décadas.

2 ROBIN WIDDOWS

El inglés que corrió un gran premio solitario en Gran Bretaña (Brands Hatch) en 1968 para la escuadra oficial de Cooper, fue dos veces olímpico, pero a pesar de ser piloto solamente era miembro del trineo grande de cuatro plazas en el equipo nacional británico, ni piloto ni frenador.

Widdows ya era miembro del equipo de bobsleigh en 1964 y compitió en los Olímpicos en Innsbruck, Austria, ese año; poco antes de iniciar su carrera en las pistas.  Robin estuvo en el segundo equipo británico cuyo piloto era William McCowen y quedaron en el sitio 13 como GB II, mientras el equipo titular, GB I fue duodécimo. Para 1968, ya con triunfos en F3 y F2, Robin compitió en los Olímpicos en Grenoble, Francia, pero con el equipo…

Lee el artículo completo en FASTmag de febrero, descárgala gratis o cómprala en Sanborns.