Alonso se inclina a unirse a Toyota como novato en el WEC y participar en Bahréin la siguiente semana, pues continúan las conversaciones sobre una potencial llegada con el fabricante japonés a las 24 horas de Le Mans el siguiente año. 

Hubo sugerencias de que, en un intento por prepararse para Le Mans, Alonso podría participar en varios eventos de WEC que no chocan con carreras de F1 en la primera parte del año.

Alonso participó en las 500 Millas de Indianápolis de este año después del terrible comienzo con McLaren-Honda en 2017, pero su preparación se limitó al trabajo de simulador y a un par de pruebas. 

El director de carreras de McLaren, Eric Boullier, cree que las exigencias físicas de comprometerse con dos series de primera línea pueden ser demasiado para Alonso, “no creo que puedas hacer dos programas físicamente, es demasiado complicado. Esto definitivamente sería una distracción para su principal compromiso, que es la F1″. 

Boullier sabe que Alonso está ansioso por asegurar la triple corona en el automovilismo. Él piensa que  si  McLaren le da al español un auto competitivo en la F1, sus pensamientos y enfoque se quedarían en la F1, “haremos todo lo que podamos para darle un coche competitivo y si lo hacemos no competirá con nadie más”.