Compartir

Pagani-Huayra-front

Una bestia que enamora

Pagani lo vuelve a hacer. Toma como base el espectacular Huayra y le saca más de todo: potencia, velocidad, brutalidad, exclusividad. Lo ha bautizado como Huayra BC en honor a su amigo Benny Caiola, quien además fue el primer propietario de un Pagani. No queda sino irnos a los detalles escalofriantes: al motor monstruoso V12 biturbo de 6.0 litros firmado por AMG se le ha “metido mano” para extraer 90 caballos adicionales, para llegar a un gran total del 790, además de un torque incluso más espectacular de 811 libras/pie. Pero eso no es todo, también es más ligero, exactamente 132 kilogramos más liviano; ahorro que se consigue de varias fuentes.

Pagani-Huayra-front2

Los rines, por ejemplo, aportan 9 kg, mientras que el sistema de escape fabricado en titanio –firmado por MHG-Fahrzeugtechnik– baja otros siete. Por su parte, la suspensión está fabricada en un tipo especial de aleación de aluminio que pesa 25% menos que la del Huayra “normal”, así como una fibra de carbono que pesa 50% menos y es 20% más rígida que la convencional. Sí, una fibra de carbono aligerada y reforzada, por inverosímil que parezca.
Con un peso total de apenas 1,218 kg –lo que pesa un Nissan Versa– el Huayra BC es uno de los “hiperautos” más ligeros del mundo, y lógicamente con una relación peso-potencia superada solamente por coches de circuito, con tan sólo 1.54 kg movidos por cada caballo.

Pagani-Huayra-lateral

El exterior del biplaza ha sido retocado para mejorar aerodinámicamente; empezando por un alerón posterior enorme, así como a las nervaduras y apéndices que se encuentran en toda la carrocería. A simple vista parece igual al Huayra, pero no lo es. Baste decir que el panel del techo es la única pieza de la carrocería que no se ha modificado.
También estrena caja de cambios. Está firmada por Xtrac y aunque sigue siendo manual de siete velocidades con embrague robotizado, tiene mejoras sustanciales, como los sincronizadores que ahora son de fibra de carbono. El tiempo de cambio es menor que antes, y pesa 40% menos que una transmisión equivalente de embrague doble. Con todos estos cambios, se estima que la aceleración de 0 a 100 kph baje de 3.3 a 3 segundos exactos, así como la velocidad máxima suba de 370 kph, a más de 380. Y para frenar semejante impetuosidad, se echa mano de rotores inmensos (casi 40 cm de diámetro) en material carbonocerámico fabricados por Brembo.

Pagani-Huayra-BC-front
Si bien el Huayra BC está homologado para circular en la calle, su enfoque es entregar el mejor desempeño en pista, algo así como pasó con el Zonda Cinque o el Zonda R. Mientras, el control de estabilidad tiene tres niveles de permisividad: Comfort, Sport, y Track, éste último exclusivo para el BC. Previsiblemente, sólo se fabricarán 20 ejemplares de esta maravilla de la ingeniería (ya están todos vendidos), con un precio final estimado en 2.3 millones de euros, es decir, casi 50 millones de pesos, por si alguien creía que el Chiron de 2.4 millones de dólares era muy costoso. Sí, el Bugatti es más potente y veloz, pero el Pagani Huayra BC es exclusivo como ninguno.