FOTO: James Black/IMS, LLC Photo/Road to Indy

El año de ensueño de Patricio O’Ward terminó con victoria en la segunda carrera del fin de semana de la Indy Lights en Portland. 

El mexicano se había accidentado en la calificación para la Fecha 17 del campeonato, relegándolo al séptimo lugar de salida; sin embargo, volvió a ejercer superioridad con un auto competitivo e inteligencia a la hora de manejar, convirtiéndose en el piloto más ganador en la categoría de desarrollo estelar de la IndyCar en 23 años.

Primero, alentó la marcha lo suficiente para esquivar un incidente que protagonizaron Victor Franzoni y sus tres coequiperos de Andretti Autosport, Ryan Norman, Dalton Kellett y Colton Herta, para así avanzar a la tercera colocación; al reiniciar las acciones, superó al estadounidense Aaron Telitz y, con un rebase inteligente, al uruguayo Santiago Urrutia.

De esta forma, el regiomontano cerró el año con nueve visitas a lo más alto del podio, igualando lo elaborado por Paul Tracy en 1990; Greg Moore ostenta el récord histórico con diez. Además, subió al podio en 13 de las 17 competencias disputadas, completando todas menos una. Sus nueve PP también son una marca en la serie.

Con el título en sus manos desde el sábado, y teniendo una beca de un millón de dólares para disputar tres eventos en la IndyCar en 2019, incluyendo las “500 Millas de Indianápolis”, el siguiente paso para O’Ward será asegurar un asiento competitivo en la serie de monoplazas para un año completo.

En la carrera Telitz, quien hace dos años le ganó el título de la Pro Mazda, aprovechó un error de Urrutia para finalizar en segundo, en tanto que el uruguayo fue tercero. Un incidente adicional entre Herta y Franzoni los retrasó ante los líderes, pero ocuparon el cuarto y quinto sitios, respectivamente.

Este lunes, se celebrará el banquete anual del Camino a Indy.