Compartir

PODRÍA SER UN PROBLEMA GRANDE

RBR debe ser cuidado en la Fórmula Uno, pues a pesar de que es un equipo y patrocinador fuerte de la máxima categoría, no un indispensable, podría ser el principio de algo más terrible para la FIA y el deporte motor en general. En la Fórmula Uno estamos hablando de dos escuderías que los austríacos patrocinan, además del Gran Premio de Austria y, sobre todo, el equipo RBR Junior que conforman los pilotos de series menores que quieren llegar a la F1.

Sin equipo en la máxima categoría no tiene sentido invertir en las series menores, así de sencillo. No sólo eso, sino que podrían seguir las inversiones en el WRC, en el Rallycross, Enduro e, incluso, MotoGP. ¿Qué más? Pues todo lo regional en esas especialidades que apoya la empresa de bebidas energéticas.

Dejando de lado un poco el tono fatalista que podría tener la salida de RBR de la Fórmula Uno, hay que recordar lo mucho que ha batallado la máxima categoría para obtener el apoyo de patrocinadores fuertes y si una marca decidió entrar no sólo como patrocinadora, sino que arriesgó al convertirse en dueña, debería ser protegida para mantenerse dentro de la parrilla de la Fórmula Uno. Eso no significa que se hagan las reglas para favorecerla, pero sí debería pensarse en cuidar su presencia por los años venideros. Entre más restricciones existen para que ciertas industrias patrocinen al deporte motor, es más importante cobijar a los patrocinadores que deciden invertir en la categoría.

Si RBR decide irse, podría ser la punta del iceberg de algo mayor en la categoría y en el automovilismo, por eso podría ser un problema más grande que simplemente reemplazar a otra escudería como se ha hecho en numerosas ocasiones.

Carlos A. Jalife Ruz | laplumadelzurdo.blogspot.mx | Twitter: @elzurdojalife

YA VENDRÁN OTROS EN SU SITIO

Si bien los austríacos han sido el equipo más importante de la última década, la realidad es que su salida no afectaría a la Fórmula Uno tanto como uno pensaría. Ya en el pasado hemos visto a equipos más históricos desaparecer, o incluso sólo pasar del protagonismo a pelear los últimos lugares, y esto no ha traído grandes consecuencias para la categoría en general. Simplemente, la Fórmula Uno siempre se ha manejado así y el único indispensable, le guste a muchos o no, es Ferrari.

RBR podrá haber sido cuatro veces campeón y tener muchos aficionados, pero la realidad es que, si decide empacar e irse, los aficionados simplemente tomarán un nuevo equipo favorito y seguirán viendo a los autos de otros colores competir. Las instalaciones serán compradas por algún billonario o compañía automotriz y se seguirá el trabajo de Newey y Horner, con o sin el mismo éxito que los de la marca de bebidas energéticas. No hay que olvidar que RBR le compró las instalaciones a Jaguar, quien se las compró a Stewart Racing y, aunque cada vez el equipo fue mejorando, la realidad es que la salida o llegada de cada uno de ellos no representa más que otro capítulo en la historia de la Fórmula Uno.

Son un equipo importante, pero igual hemos visto salir a otros equipos campeones como Lotus, Benetton y Renault sin que hubiera mayor problema. Es un hecho que la Fórmula Uno es más grande que sus equipos y se mantendrá, pues siempre habrá nuevos inversionistas interesados.

Ahora bien, RBR podría salir como equipo, pero mantenerse en el deporte –como lo hizo antes de comprar a Jaguar– como patrocinador principal de algún equipo. Esto le permitiría enfocarse en la parte comercial de la marca y dejarle la deportiva a algún equipo como ya lo hizo con Sauber a principios del milenio.

Omar E. Jalife Ruz | ladesmanianada.blogspot.com | Twitter: @ojalife