Compartir

LA AUREOLA NO ES LA SOLUCIÓN

No es porque se vea fea, al final, la seguridad tiene que ser más efectiva que la estética. Tampoco es porque quite algo de visibilidad al piloto, ya que las tomas de televisión desde el casco de Kimi demostraban que no era mucho lo perdido. Mi problema con la aureola es que me parece un intento a medio gas de tratar de calmar los ánimos y decir que se está haciendo algo en nombre de la seguridad.

De los accidentes más recientes, (Bianchi, Wilson, Surtees, Massa), la aureola hubiera podido evitar, con 100% de certeza, sólo uno de ellos. En el caso de Bianchi, el daño por tener este aditamento podría haber sido peor para el francés dado que igual hubiera pasado por debajo de la grúa y la aureola podría haberse roto. Lo que sí es cierto es que no hubiéramos visto al auto rebotar simplemente por tener la aureola colocada.

Wilson y Massa son dos casos donde no sabemos exactamente qué hubiera pasado. Al inglés le cayó una pieza de carrocería desde arriba, lugar que la aureola no cubre, pero no sabemos el ángulo exacto por lo que es difícil predecir. A Massa sí lo golpeó de frente una pieza del Brawn de Barrichello, pero tampoco podemos saber si hubiera golpeado la aureola o pasado en el hueco entre ésta y el chasis. Incluso si hubiera golpeado la aureola, no sabemos qué dirección habría tomado la pieza y si el daño hubiera sido mayor.

Henry Surtees sí se hubiera salvado con este aditamento de seguridad. Sin embargo, a él lo golpeó una llanta suelta de otro auto, algo que no ha pasado en la Fórmula Uno en mucho tiempo gracias a otras medidas de seguridad.

Entonces, para piezas pequeñas, la aureola es poco y dudosa; para llantas, ya hay otros sistemas que evitan este tipo de golpes. La solución real sería ir con todo y volver los monoplazas cerrados, pero entonces ya entramos en la discusión sobre si siguen siendo autos de Fórmula o una categoría nueva.

Omar E. Jalife Ruz   Twitter @ojalife  • ladesmanianada.blogspot.com

 

IMPOSIBLE OBJETAR ALGO QUE AYUDARÁ A SALVAR VIDAS 

La revolución y el debate sobre la protección de las cabezas de los pilotos en la Fórmula Uno ha comenzado oficialmente porque, seamos sinceros, los dibujos no estimulan el debate que una foto de Raikkonen y Vettel usando el aditamento genera.lega la aureola, de la mesa de dibujo a la planta de producción y, finalmente, a la pista para ser sometida al juicio de la opinión pública, más que como medida de protección en unas pruebas invernales en las que, normalmente, no suceden accidentes fuertes.

Estéticamente es, horrible; pero también lo era el sonido de los motores V6, las narices altas y otros tantos cambios que han sufrido los autos durante la existencia de la F1. Sin embargo, aquí el tema de seguridad es prioritario y por ello la estética debe dar un paso al lado.

Evidentemente la aureola no puede evitar todos los accidentes. Los sufridos por Senna, Massa y Bianchi, por nombrar algunos, seguramente habrían tenido resultados casi idénticos, pero la seguridad no tiene precio y es ahí donde creo que la aureola puede funcionar por el simple hecho de ser mejor a lo que se tiene en materia de seguridad hoy en día.

No es una mejora total, ya que la única forma de evitar accidentes graves es no correr, pero la aureola servirá para mejorar las posibilidades de sobrevivir un impacto a bordo de un F1 y eso, en sí, ya es útil. Lo decía Vettel cuando lo probó en Barcelona: “En principio estoy de acuerdo en que no se ve muy bien, pero igualmente ayuda a mejorar la seguridad, ayuda a salvar vidas.”

Una categoría que vive desesperadamente de sus leyendas no puede darse el lujo de perder alguna por el simple argumento de que algo no se ve bonito…

Carlos A. Jalife Ruz   Twitter @elzurdojalife   •    laplumadelzurdo.blogspot.mx