Compartir

Se reveló el nuevo coche de Fórmula 2 en Monza, que correrá en la serie de apoyo de Fórmula 1 a partir de 2018, con el halo de seguridad incluido. Éste será el primero que la categoría ha introducido desde 2011, cuando se conocía como GP2, y ha sido diseñado para parecerse a la nueva generación de maquinaria F1.

Además, las características de diseño del automóvil son más gruesas y más agresivas: el carro es 159 mm más largo que su predecesor y 32 kg más pesado (incluyendo un conductor). Su ancho, 1900mm, no ha cambiado respecto al anterior. El F2 2018 utilizará un motor turbo de 3.4 litros que producirá 620HP a 8.750 rpm, alejándose del V8 de 4 litros de la GP2/11.

“El coche ha sido desarrollado para incluir una estética mejorada, así como elevar el nivel de seguridad a los más altos estándares para los monoplazas y, en última instancia, acercarlo a un coche moderno de Fórmula 1 en ambos puntos”, dijo el jefe de la serie F2, Bruno Michel.

Los primeros coches serán entregados a los equipos a mediados de enero de 2018 y el segundo en febrero próximo. Se han programado dos sesiones de prueba para diciembre que se centrarán en las capacidades de rendimiento del coche.