Compartir

Adrian Newey, jefe técnico de Red Bull Racing, tuvo una salida vergonzosa del Súper Trofeo Lamborghini en Silverstone. Tras terminar octavo en la carrera sabatina, pese a un trompo tempranero, Newey no pudo arrancar en la dominical pues se trompeó contra las barreras en su vuelta de salida. Explicó: “Iba en segunda, zigzagueando para calentar las llantas, y simplemente lo perdí en la recta. Es una lástima porque tuve una buena carrera el sábado”.