FOTO: James Moy/Force India

Lewis Hamilton obtuvo la victoria para el equipo Mercedes en Paul Ricard, donde el fabricante alemán introdujo la mejora en su motor llamado “Fase 2.1”; no obstante, el jefe de equipo Toto Wolff admitió que los problemas que tuvo Sergio Pérez en la carrera lo dejaron preocupado por el porvenir de sus pilotos y los equipos a quienes les provee de motor.  

Aunque no se suscitó ningún otro incidente en lo que restó de la carrera, Force India retiró el auto del mexicano debido a una fuga en la bomba de agua. Cuando le preguntaron a Wolff que si esto le preocupaba, asintió, “porque con la nueva unidad de potencia tienes que estar atento a todo y analizar la información de lo que ocurre. Si una de las seis unidades tuviera un problema, que resultó ser la pérdida de presión de agua, por supuesto que tienes que mantenerte alerta de lo que le pasa a tus motores”.

Mercedes ha construido varios prototipos de sus unidades de potencia desde 2014, cuando empezó la era del V6 turbo híbrido, pero sabe que Ferrari también fabricó los suyos y ya los igualó en el inicio de esta temporada.  

Wolff dijo que era “complicado de decir” si la “Fase 2.1” pondría a Mercedes de nuevo al frente. “Cuando analizas la información de calificación, el auto más rápido en la recta fue el [Ferrari] de Kimi Raikkönen; sin embargo, creemos que tal vez fue porque estaba en una configuración aerodinámica diferente. Hay tres unidades de potencia que están parejas en este momento: Renault, Ferrari y nosotros. El truco está en obtener beneficios sin comprometer la fiabilidad. Esta pelea continuará hasta el final de la temporada”.

Crédito: Autosport

Por otro lado, Hamilton no está convencido de que la mejora haya sido crucial para que ocuparan las primeras posiciones en Francia, o para su tercera victoria del año que lo colocó de nuevo al frente del campeonato.

Wolff expresó que la fortuna del equipo después de Canadá, donde Mercedes no había podido introducir su mejora, afectó al auto, pero Paul Ricard había sido la prueba de que las “ventajas marginales ayudan”.

“Tuvimos un ligero retraso en Montreal porque no pudimos traer la nueva unidad de potencia, y corrimos con la misma en la séptima carrera consecutiva, mientras que otros equipos ya habían introducido sus mejoras” dijo Wolff. “Eso definitivamente no ayudó. También aprendimos a configurar el auto con la mejor combinación de neumáticos, así como de igual manera le hicimos unas modificaciones al monoplaza; fue bueno que ver que todo funcionó sin problema. Todas esas mejoras en respectivas áreas ayudaron a dar un paso sólido hacia los tres días en Francia”.