Lewis Hamilton perdió frente a Sebastian Vettel en Melbourne después de que el desgaste de los neumáticos al principio de la carrera lo obligó a entrar a fosos primero y dio a su rival de Ferrari la oportunidad de pasarlo.

Hamilton pidió a su equipo que se concentrara en cómo el W08 usa los neumáticos Pirelli y el jefe de Mercedes, Toto Wolff, dijo que hay lecciones que aprender.

Aunque Mercedes ha dominado las últimas tres temporadas de F1, Wolff insistió en que su equipo nunca ha sido complaciente con los otros equipos, por lo que la derrota de Melbourne no fue sorpresiva.

“Incluso si ganamos todas esas carreras y parecía que era fácil, estaba claro que no lo era”, explicó. “Estaba claro que llegaría el momento en que necesitaríamos perder con humildad y aceptar que alguien más haría un mejor trabajo y eso es lo que pasó”.