FOTO: Wolfgang Wilhelm/Mercedes AMG F1 Team

Lewis Hamilton estuvo cerca de no participar en el GP canadiense por una fuga hidráulica que se encontró el sábado por la noche y que cambió el esquema de trabajo del domingo.

Andrew Shovlin, Director de Ingeniería de Pista de Mercedes, explicó, en el análisis posterior a la competencia, que el trabajo de los mecánicos tuvo tiempos muy ajustados, al arreglar el actuador del acelerador en la zona de fosos y posponer el purgado de frenos habitual hasta los minutos previos a la salida.

“Tuvimos algunos problemas con el auto de Lewis antes de la carrera y esto se hizo evidente después de la calificación”, explicó en un video publicado este miércoles. “Vimos que había algo de aceite en el piso, así que en alguna parte había una fuga. También pudimos ver en los datos que estábamos perdiendo presión hidráulica”.

“El problema es que los autos están en parque cerrado durante la noche, no tenemos permitido tocarlos o investigar más a fondo, así que esa investigación pasó para el domingo por la mañana, cuando pudimos acceder a los autos de nuevo y los mecánicos pudieron comenzar a trabajar”.

Shovlin describió que tras desmontarse la unidad de potencia, el problema siguiente era saber el origen del problema y cuánto tiempo tomaría identificarlo. Eventualmente, al saber que fue en el actuador del acelerador, se hizo una petición a la FIA para cambiarlo, junto con algunos componentes hidráulicos asociados.

“El riesgo era en el momento de encender el motor y encontrar otro problema. Si había que sacar el motor otra vez, allí nos habríamos quedado sin tiempo y quizás ni siquiera hubiéramos podido comenzar la carrera”, admitió.

“Pero fue un gran trabajo de parte de todos los mecánicos involucrados y felizmente el auto estuvo listo a tiempo y finalizó la carrera de forma exitosa“.

El ingeniero también explicó que tanto Hamilton como Valtteri Bottas sufrieron problemas de sobrecalentamiento al correr en tránsito (el primero detrás de Sebastian Vettel y el segundo entre los pilotos de Renault), pero al hacerse cambios en sus ingresos a fosos y solucionar problemas de arrastre, el ritmo de ambos mejoró.