Compartir

Seimpre podemos discutir acerca de quén es mejor en las pistas, pero cuando alguien domina en prototipos  un lado del Atlántico durante más de media docena de años y luego se brinca el charco para ganar también en la otra orilla, pues como que no hay mucho que discutir, dice NUESTRO EDITOR DE RESISTENCIA, cuando emite un ucase a favor de Memo; nosotros lo apoyamos ¡no porque sea mexicano, sino porque es bueno!

Tras un año corriendo en la Serie Le Mans Europea (ELMS), Memo Rojas inició 2017 escogiendo un equipo distinto al del Greaves Motorsports de 2016. Esta vez usó el #22 de G-Drive reputado por su organización, pero más importante, por usar un chasis ORECA en vez del prototipo LMP2 Ligier del Greaves de  2016 y que resultó ligeramente inferior, especialmente en velocidad tope y aerodinámica. El ORECA 07 iría aparejado a un motor Gibson V8 de 4.2 litros con 600 caballos y electrónica de Cosworth.

El mexicano había quedado en décimo sitio en la ELMS 2016 y quería pelear el campeonato en esta campaña. Sus coequiperos serían el francés Leo Roussel y el nipón Ryo Hirakawa, y desde la pretemporada en Monza fueron mejorando práctica a práctica hasta quedar entre los dos más veloces en las sesiones finales.

  1. Inició en Silverstone como preliminar del Mundial de Resistencia, y tras calificar en cuarto sitio el equipo de Memo queda segundo detrás del #32 de United Autosports. Ambos con 126 giros.
  2. Para las 4H de Monza el equipo calificó en tercero pero tras 132 giros al circuito italiano quedaron vencedores para tomar la punta del campeonato.
  3. En el RB Ring austriaco la victoria volvió a ser para los del equipo United, pero el ORECA de Memo obtuvo la PP y quedó a menos de cinco segundos en el segundo sitio tras 169 giros, siendo los únicos en mantenerse en la vuelta del líder.
  4. Para la fecha de Paul Ricard, nuevamente salieron en primera fila, pero hubo penalizaciones al por mayor y al final el equipo logró rescatar el segundo, sitio perdiendo frente a los rusos de la escuadra SMP pero manteniendo al punta del campeonato.
  5. La quinta carrera fue el el trazado de Spa Francorchamps y Memo y sus coequipero partieron otra vez del segundo sitio y ahí llegaron, a menos de seis décimas de los ganadores, tras 97 vueltas al trazado de 7,004 metros, quedando con una ventaja de 18 puntos para la fecha final.
  6. El campeonato se definió en Portugal. Esta vez la escuadra de Memo calificó en tercer sitio, pero otra penalización hacia el final de la contienda lo dejó en cuarto sitio. Fue su primera vez fuera del podio en el año, pero con el título en la bolsa.

La  temporada trajo un resultado justo para una campaña planeada con cuidado eligiendo equipo adecuado y coequiperos decentes, aunque un poco fogosos, lo cual causó diversas penalizaciones que los retrasaron en el año. De hecho Memo comentaba entre risas que ahora él es “el Scott Pruett del equipo, o sea el veterano veloz que pone el orden”, en referencia a su coequipero de la Grand Am con el cual obtuvo cuatro títulos en la serie norteamericana.

Memo llegó en 2017 a 34 triunfos con la Escudería Telmex, a la cual ha pertenecido desde su fundación en 2002, y donde es el piloto más exitoso en materia de triunfos en el extranjero. Tiene cuatro títulos en América y uno más en Europa en las series de prototipos y para redondear su actuación, ahora necesita encontrar un asiento en el WEC y buscar ganar las 24 Horas de Le Mans, a fin de completar la serie de victorias en las carrera más importantes del mundo de resistencia; pues ya ha vencido antes en Daytona, Sebring y Watkins Glen, además de Monza este año.

En la tradición vencedora de su padre, el multicampeón nacional del mismo nombre, y también de los hermanos Rodríguez en materia de carreras internacionales; Memo ha cumplido con creces para ser considerado uno de los grandes pilotos de México, incluso mejor que algunos que han corrido en F1. Así de bueno es.