FOTO: McLaren Media Centre

McLaren ha podido comenzar a trabajar en su próximo monoplaza de Fórmula Uno de manera anticipada en este año, en comparación con temporadas pasadas.

El equipo británico ha completado una reestructuración integral de personal después de la llegada de su director Andreas Seidl y el jefe técnico James Key, estableciéndose en un cuarto lugar cómodo en el Campeonato de Constructores después de doce eventos.

Seidl aseguró que el equipo no ve razón alguna para que Key reconsiderara radicalmente sobre su concepto de diseño para el primero de sus autos que está supervisando, pero cree que es posible una ganancia importante ante lo avanzado que el equipo ha llegado con su diseño de 2020.

“Diría para nosotros que el próximo año será una evolución más que una revolución”, explicó. “Tenemos un ritmo bueno ahora, aprendimos mucho con ese auto, sabemos cuáles son las debilidades y eso es algo que queremos abordar para el próximo año”.

“Para nosotros, donde creemos que el próximo paso vendrá con el rendimiento del auto es que hemos comenzado esta vez, y es la primera vez por un tiempo, con un tiempo normal de hacer un auto”.

“Comenzamos, inmediatamente después de las pruebas de invierno, con una fase de concepto inicial del auto del próximo año, que es diferente a años anteriores, y ese hecho, junto con tener un director técnico manifiesto en el lugar, me da muchas esperanzas”.

Seidl (FOTO: McLaren Media Centre)

“Soy optimista de que podamos dar el siguiente paso. Pero debemos ser realistas. Como he dicho muchas veces, no hay magia. La brecha en el frente sigue siendo enorme, pero el objetivo es llegar a un punto intermedio el próximo año”.

Además. Seidl declaró que McLaren ya estaba considerando qué tan rápido puede poner toda su atención en su diseño 2020.

“La clave ahora para la segunda mitad de la temporada será cuándo llegar realmente al punto en que podamos cambiar el enfoque completo al auto del próximo año”, comentó.

“Obviamente, resultados como Hungría (donde Carlos Sainz terminó quinto) nos ayudan con esa decisión, porque una cosa también es clara con el rendimiento: la distancia en el frente sigue siendo enorme y claramente tenemos que apuntar para dar el siguiente paso el año próximo”.

McLaren ahora está 39 puntos adelante de su perseguidor más cercano, Toro Rosso, en el Mundial de Constructores, pero está a 182 de Red Bull Racing, ocupante del tercer lugar y 356 detrás del líder Mercedes.

“Nuestra ambición es que el año próximo podamos llegar a un punto intermedio entre la brecha que tenemos en este momento, entre los tres mejores equipos y nosotros”, afirmó Seidl.

“Si nos fijamos en los tiempos de vuelta, estamos a una distancia entre 1-1.5 segundos de los tres mejores equipos, y nuestro objetivo es saltar en algún punto intermedio”.