Foto: McLaren

Aunque a simple vista pareciera no ser muy diferente a sus hermanos de gama, el GT es el modelo más cómodo de uso cotidiano y refinado de la alineación actual de McLaren. Está desarrollado para viajar distancias largas con comodidad, a velocidades altas y con suficiente espacio para el equipaje.

El acceso al interior se realiza mediante unas puertas que se abren de abajo hacia arriba. Los asientos son más suaves y mullidos que los de otros McLaren para que sean agradables en viajes largos, pues poseen ajustes eléctricos y calefacción. Algunas partes del interior están forradas en piel Nappa y opcionalmente se puede pedir Alcántara, más adelante existirá la posibilidad de elegir Kashmir. Ciertos controles como
las paletas que hay detrás del volante para cambiar de velocidad son de aluminio mecanizado. El techo es panorámico y su cristal es electrocrómico, el cual se oscurece con sólo tocar un botón.
La instrumentación es una pantalla de 31 cm y sus gráficos tienen influencias aeronáuticas para que sean fáciles de leer.
En la instrumentación se pueden consultar los datos del sistema de navegación, del teléfono y del sistema de sonido con 12 bocinas Bowers & Wilkins, así como la imagen de la cámara de reversa.

Foto: McLaren

McLaren dice que es nuevo (su código es M840TE), aun cuando tiene las mismas medidas de diámetro y carrera que los cilindros del McLaren 720S Coupé. El motor es un V8 biturbo de 4.0 litros que entrega 620 caballos y está ubicado detrás del habitáculo y la estructura, la cual es un monocasco de fibra de carbono como la de otros McLaren. Está hecha a partir de la del McLaren 600LT (MonoCell II), pero la del GT (MonoCell II-T, donde la T significa touring) tiene una pieza trasera de fibra añadida que permite que tenga una cajuela de 420 litros de capacidad, mucho para un coupé de motor central trasero. Como referencia la cajuela de un VW Golf es de 380 litros y la de un Mercedes-Benz Clase C sedán tiene 455.

Foto: McLaren

McLaren ha desarrollado suspensión, dirección y frenos exprofeso para el GT. Los amortiguadores son de dureza variable y se controlan electrónicamente. Lleva unos sensores que toman información sobre cómo se encuentra la superficie de la carretera que está por delante del vehículo; gracias a estos datos los amortiguadores pueden adaptarse para proporcionar una calidad excelente de marcha a los ocupantes. La carrocería va situada a una altura de 11 centímetros (13 si se eleva la suspensión mediante una palanca) respecto al piso. La dirección (hidráulica) tiene mayor asistencia que en otros McLaren a baja velocidad y durante maniobras. Tanto la dirección como la suspensión y la caja de cambios tienen tres programas de funcionamiento: Confort, Sport y Track.

Foto: McLaren

El sistema de frenos fue desarrollado para que el tacto del pedal sea más blando a velocidad baja y con ello favorezca la conducción urbana sin perjudicar su rendimiento y tacto a velocidades elevadas. Los discos de freno de serie son de hierro fundido y hay unos opcionales de material cerámico. Los neumáticos Pirelli P Zero fueron diseñados especialmente para este vehículo, los delanteros son de 20 pulgadas de diámetro y los traseros de 21.

Foto: McLaren

El GT nuevo necesita 3.2 segundos para acelerar de 0 a 100 kph y puede alcanzar una velocidad máxima de 326 kilómetros por hora. Estas cifras son un poco mejores que las de un Mercedes-Benz AMG GTR, aunque no tan buenas como las de un Ferrari 488 GTB, y es justo en esa compañía donde encaja, igual que en la F1.

VÍCTOR ORTIZ