FOTO: Bret Kelley/IMS, LLC Photo

Si Fernando Alonso decide participar en todo el campeonato de la IndyCar en 2019, algo que el mismo español aseguró que “nunca ha estado en sus planes”, tendrá que hacerlo sin McLaren.

El jefe de la escudería británica, Zak Brown, admitió este viernes que la organización a su cargo “no está lista” para participar en un calendario completo en la serie estadounidense, aunque espera que las circunstancias sean mejores en el futuro.

“Para la serie IndyCar, hemos tomado la decisión de no competir en un modo de tiempo completo en 2019. Simplemente aún no estamos listos y estamos muy enfocados en F1. Así que no haremos eso en 2019”, anunció en la conferencia de prensa de directivos del GP estadounidense.

“Nosotros tenemos un deseo de hacerlo, como lo he mencionado antes, en el futuro cercano. Y en lo que concierne a la Indy 500, se mantiene en el interés de nosotros y es algo de lo que tomaremos una decisión en el invierno”.

Desde que Alonso anunció su salida de la F1, a lo que siguió un monoplaza de IndyCar en el circuito permanente de Alabama, se generó una especulación importante sobre el regreso de McLaren de forma permanente.

Pero el conflicto radica en las dos motoristas que participan en la serie estadounidense. Si McLaren se asociaba con Andretti Autosport, usuario principal de Honda, era imposible, por la mala relación entre el español y la compañía japonesa en las tres campañas anteriores en la F1 (en la prueba de Alabama, se destacó que Alonso no portó los logotipos de Honda) y por representar a Toyota en el WEC.

Hacer que Andretti se asociara con Chevrolet no era bien visto por algunos propietarios en IndyCar, al generar un conflicto de intereses porque los ingenieros de Michael Andretti tendrían acceso a información de las dos compañías.

Alonso en Alabama (FOTO: Chris Owens/IMS, LLC Photo)

En el proceso, el plan de McLaren era tener una alineación conformada por Alonso y un piloto con palmarés importante; llegaron a manejarse los nombres de Scott Dixon y Will Power, pero la tardanza en el compromiso de la casa de Woking y las extensiones de contrato que firmaron ambos pilotos también hicieron difícil la consolidación del proyecto.

Una alternativa era correr con Chevrolet y apoyo técnico de Andretti y Harding Steinbrenner Racing, pero por la urgencia de organizar de manera adecuada una temporada, el plan se ha detenido.

Brown indicó que participar en las “500 Millas de Indianápolis” aún es posible, pero será algo que se decida en el invierno. McLaren ocupa el penúltimo lugar en el Mundial de Constructores de F1, por lo que su prioridad es mejorar el desempeño de sus autos para 2019.

“Creo que es algo que Fernando también quisiera hacer, pero ahora aún estamos enfocados en F1 y hasta que tengamos un poco de aire fresco nos mantendremos enfocados en ello”, afirmó.

Alonso dijo el jueves que sus planes estaban por definirse aunque un escenario, considerando que la mayoría de equipos de IndyCar tienen sus asientos ocupados, es que participe en algunas carreras en Estados Unidos (sea Indy o incluso NASCAR, como lo demostró en un video que circuló en redes) mientras termina su compromiso en el WEC en junio.