El equipo de Woking arrancó la temporada 2017 con esperanzas de mejorar después de dos años decepcionantes con el nuevo programa de Honda.

Pero la mala fiabilidad y poca potencia del motor Honda afectó las pruebas de pretemporada y el Gran Premio de Australia.

Aunque el brazo Automotriz de McLaren construye motores para sus autos de producción y programas de carreras GT, el director ejecutivo de McLaren, Zak Brown, rechazó la posibilidad de que podrían fabricar motores para reemplazar el Honda.

“No somos un fabricante de motores, somos un equipo de carreras y un constructor de automóviles”, dijo.

McLaren ha escuchado propuestas de su ex socio, Mercedes, sobre un posible suministro de motores en caso de que lleguen a un punto en el que no puedan continuar con Honda, pero Brown insistió en que el objetivo actual era hacer que el acuerdo con Honda funcionara.