Compartir

Para Zak Brown, jefe de McLaren F1, los problemas que Honda tuvo en los tres años en que les proveyeron motores fueron similares a los que experimentó Jaguar en su proyecto fallido a inicios de los 2000. “Tiene que ver con la cultura de F1 que Honda no entendía bien”, dijo Brown.

“Si miras a Mercedes, no están basados ​​en Alemania, el equipo de carrera está en Inglaterra, la instalación del motor está en Inglaterra, Renault está dividido entre Inglaterra y Francia. Quizás fue una experiencia directa probablemente lo que más le faltaba [a Honda]”.

Brown dijo que Honda eventualmente llegará a entenderlo, pero tres años fue lo que pudieron esperar. Ahora McLaren tiene “mucha confianza” en el motor asociado Renault, a pesar de los persistentes problemas de confiabilidad que afligieron a su motor la temporada pasada.

“Tienen la potencia”, dijo Brown. “Tienen algunos problemas de confiabilidad como en México, que fue un problema de configuración, pero Max [Verstappen] ganó la carrera de manera bastante dominante, por lo que tienen un motor rápido”. Brown espera volver al frente de la parrilla con en esta temporada.