Compartir

Más nítido, con un estilo más maduro (esbozos de un Tipo F pequeño) acompañado de lo que parece ser el tipo de manejo que hemos extrañado en los MX-5 recientes significa que el Mazda biplaza deberá recuperar su sitio. La ingeniería y el compromiso para reducir peso merecen una medalla. DS