Compartir
FOTO: Matt Sullivan/Getty Images/NASCAR Media

A Erik Jones le bastó con liderar la vuelta más importante para convertirse en uno de los ganadores más jóvenes en la historia de la categoría estelar de NASCAR.

El integrante de Joe Gibbs Racing, a quien se le considera como una de las promesas más importantes de la nueva generación de pilotos en la especialidad de autos de producción, superó a Martin Truex Jr. después de recibir la bandera blanca en la segunda carrera en el superóvalo de Daytona de este año, para lograr su primer triunfo en la Cup Series.

Ambos eran dos de los tres representantes de Toyota que quedaban en la contienda, después de que varios accidentes enmarcaran la jornada; sin embargo, fue suficiente un empuje de parte de Chris Buescher en la recta trasera para que Jones superara al campeón reinante del serial y defendiera la primera posición en el resto de la vuelta. El margen de victoria al cruzar la meta fue de 125 milésimas.

Jones, originario de Byron, Michigan, está en su segunda temporada de tiempo completo en Cup; en 2015, se proclamó campeón en las Camionetas en su año de debutante, y al año siguiente fue el peor de los finalistas por el título de la Xfinity Series. En 2017, cuando era coequipero de Truex en Furniture Row Racing, se quedó con el trofeo de “Novato del Año”. Su primera victoria llega al tener 22 años y 38 días, además de convertirse en el séptimo vencedor diferente en 2018.

Detrás de ambos llegaron los sobrevivientes de otra carrera que generó múltiples carambolas: AJ Allmendinger se anotó su mejor resultado del año al cruzar la meta en tercero, seguido de Kasey Kahne, quien se mantuvo en la parte frontal del contingente en la segunda mitad del recorrido. Buescher completó los primeros cinco lugares, al quedarse sin ayuda en la última media vuelta.

Ty Dillon consiguió su mejor resultado en la serie al concluir en sexta posición, en tanto que Matt DiBenedetto le dio a Go FAS Racing un séptimo sitio y tanto Ryan Newman como Austin Dillon y Alex Bowman se recuperaron para meterse en los 10 primeros. Solo 20 de los 40 pilotos terminaron la carrera y, de acuerdo con el reporte oficial, 36 tuvieron alguna participación en incidentes, incluyendo al vencedor.

Ricky Stenhouse Jr. fue protagonista por todas las razones posibles. A pesar de liderar 51 de los 167 giros completados y ganar las Etapas 1 y 2, generó dos de los choques más aparatosos de la jornada: el primero, en la vuelta 55, involucró a 25 autos, derivó de un bloqueo de William Byron sobre el miembro de Roush Fenway Racing y Brad Keselowski en el final de la recta trasera.

Diez vueltas más tarde, el mismo Stenhouse tocó por error el auto de Kyle Busch, mandándolo a la barrera de contención de la Curva 3; sin embargo, el conductor del auto No. 17 fue golpeado por Kyle Larson y Aric Almirola en incidentes separados y tampoco logró esquivar un choque múltiple en las últimas vueltas, que lo relegaron al 17º sitio.

Daniel Suárez no logró evitar el golpe del giro 55, por lo que fue acreditado con la posición 35 de la competencia. El mexicano arrancó en la parte final de la parrilla, pero al momento del accidente había ascendido a la 14º casilla; este resultado lo deja en el lugar 20 del campeonato con 318 puntos, a 106 de Bowman, quien con ocho pruebas restantes en la temporada regular ocupa el último boleto para calificar a los playoffs.

El próximo sábado, la Cup Series visitará el óvalo de Kentucky para una nueva competencia de 400 millas de extensión.