FOTO: Jared C. Tilton/Getty Images for NASCAR Media

Por vez primera, Kyle Larson ganó la “Carrera de las Estrellas” de la Copa NASCAR y se agenció un millón de dólares.

Al detenerse en fosos y cambiar neumáticos rumbo al cuarto y último segmento en el que se dividió la competencia, el estadounidense recibió ayuda de Kevin Harvick para pasar de tercero a primero en uno de los dos reinicios de esta etapa. Aunque el integrante de Stewart-Haas intentó superarlo, nunca tuvo una oportunidad de hacerlo.

Larson atraviesa un año difícil en Copa, al ser 12º en la puntuación y tener un solo resultado en los cinco primeros lugares en el primer tercio del calendario; sin embargo, este resultado le dará confianza, así como a Chip Ganassi Racing y a Chevrolet, marca que ha ido al alza en desempeño en las últimas semanas.

Harvick (ganador en la Etapa 2), Kyle Busch (vencedor en la segunda), Joey Logano (quien se quedó con el tercer segmento) y Darrell Wallace II completaron las cinco primeras posiciones, en una jornada caracterizada por la pelea entre Ryan Newman y Clint Bowyer, quienes se fueron a los golpes por un encuentro poco agradable en pista.

16 de los 19 participantes llegaron al final de la carrera de exhibición, a la cual Larson, junto con Wallace y William Byron, avanzaron mediante sus victorias de etapa en la prueba telonera, denominada “Open”, en la que Daniel Suárez se involucró en un incidente que lo relegó a la 12º ubicación.