Compartir

Un automóvil conducido por instaladores de neumáticos Pirelli fue atacado el domingo por la noche, menos de 48 horas después de que el personal de Mercedes F1 escapara ileso luego de un robo de armas fuera de la pista de Interlagos. Durante el evento, el personal de Williams y Sauber también sufrió ataques, mientras que los oficiales de la FIA fueron abordados por ladrones armados antes de escapar ilesos.

“La seguridad es responsabilidad de la Secretaría de Seguridad Pública, pero también es responsabilidad de la ciudad de Sao Paulo”, dijo el alcalde Joao Doria, que habló antes del ataque al automóvil Pirelli. La ciudad de Sao Paulo está en conversaciones con tres partes interesadas en comprar el circuito de Interlagos.

La presión sobre los fondos públicos, en medio de un clima económico incierto en Brasil, ha llevado a una propuesta para recaudar dinero en efectivo a través de la privatización de bienes inmuebles, incluido el circuito, propiedad de la ciudad.

Doria dijo que privatizar el circuito daría lugar a una mayor seguridad dentro y alrededor del lugar. “De esta forma, tendremos sistemas de seguridad no solo en el área interna, sino también en el área externa de la pista”. Interlagos tiene un acuerdo para recibir la F1 hasta 2020 y Doria espera que los nuevos propietarios puedan “renovar por otra década”.