(FOTO: Mark Thompson/Getty Images for Red Bull Content Pool)

Daniel Ricciardo penalizará cinco lugares por un cambio de turbocargador que, de acuerdo con Christian Horner, se dañó accidentalmente tras abandonar en el GP de México.

Cuando el australiano estacionó su monoplaza en la conclusión de la carrera en el Autódromo Hermanos Rodríguez, se generó un pequeño incendio en la parte trasera de su auto; en el acto, uno de los oficiales de pista dañó accidentalmente el elemento mencionado con los químicos de su extintor, de acuerdo con el jefe de Red Bull Racing.

“Obviamente los oficiales están haciendo lo prudente, y ellos vieron un poco de humo”, dijo este viernes a Sky Sports. “Puedes ver flamas saliendo de la (parte) trasera de ahí, así que no puedes culpar realmente al oficial… él estaba apagando el fuego”.

“Pero después, él lanzó una carga de espuma por el escape y luego se endureció en el turbo, y ahí lo terminó. Arruinó el turbo. Así que él tomará una penalización de cinco lugares. Esperemos que en una pista como ésta, no sea una sanción tan grande”.

Ricciardo recibió esta noticia la semana pasada y, aunque creó más frustración por el abandono en el GP mexicano, en el que amenazó con no correr por la cantidad de problemas que ha experimentado en la segunda mitad del año, espera que no sea impedimento para ser competitivo en Interlagos.

“He sabido de la sanción desde la semana pasada”, comentó. “Acepté lo sucedido con eso y estoy listo para intentarlo y calificar bien, correr fuerte y sacar lo mejor del fin de semana”.

Será el sexto turbocargador (de un máximo de tres) que ocupa a lo largo del año el australiano, quien finalizó en cuarto lugar en los dos entrenamientos de este viernes en Brasil al enfocarse en la puesta a punto de carrera.