Compartir
FOTO: Volkswagen Motorsport

Johan Kristofferson aseguró sus planes para 2019, al convertirse en integrante de Sébastien Loeb Racing para la Copa Mundial de Autos Turismo, permaneciendo como integrante de Volkswagen Motorsport.

El bicampeón mundial de RallyCross perdió su asiento ya que el equipo para el que manejaba, propiedad de Petter Solberg, decidió no participar en 2019 ante la falta de claridad en el futuro de la misma.

Sin embargo, el sueco encontró cabida en la operación de Loeb, que corre en el WTCR desde 2015 y que este año inició su asociación con la marca alemana, lo que le permitirá expandir su flota de dos a cuatro máquinas Golf GTI TCR. Rob Huff y Mehdi Bennani seguirán en el equipo, mientras que habrá un cuarto piloto, cuya identidad se revelará más adelante.

Kristoffersson, de 30 años de edad, se agenció el título del Campeonato Escandinavo de Autos Turismo en 2012 y 2018; el de esta temporada lo consiguió con Volkswagen.

“Después de cuatro años de rallycross, 2019 será mi primera temporada en autos turismo de tiempo completo en el escenario internacional desde 2013”, comentó. “Muchos de los circuitos son un territorio completamente nuevo para mí y por ello representan un desafío enorme”.

El segundo título del sueco llegó en Austin, en septiembre (FOTO: Art Vega Photography)

Tiempos de cambio en el WRX

Este es otro de los movimientos derivados del panorama en el Mundial de RallyCross, ya que a pesar de la incursión de Skoda de tiempo completo y la aprobación del Honda Civic Coupé para entrar al Mundial, el retraso de su plan para pasar a autos eléctricos hasta 2021 ha generado dudas entre sus participantes.

En agosto, al ratificar su compromiso con la Fórmula E y el DTM, Audi confirmó el fin de su programa en el WRX, en la que participaban desde 2014, lo que derivó en que el equipo de Mattias Ekström, que recibía apoyo de la constructora alemana, decidiera no participar en 2019. El sueco anunció en noviembre que no será piloto de tiempo completo en la categoría.

Peugeot siguió los pasos de Audi en noviembre, citando incertidumbre en los avances de la conversión, mientras PSRX, la escuadra de Solberg, la única con apoyo de una fábrica oficial (Volkswagen), anunció la semana pasada que no estarán en 2019, argumentando “falta de competencia”. OlsbergsMSE, que era usuario de Ford Fiesta, se tomará un año sabático.

Para tener el campeonato 100% eléctrico en 2021, se necesita el compromiso de un mínimo de tres constructoras oficiales, las cuales tienen que oficializar su inscripción antes del 29 de marzo de 2019; además, el calendario del año siguiente tendrá 11 competencias, una menos que este año por la salida de Portugal, lo que generó frustración entre los propietarios por la inversión en viajes que implica correr en cuatro continentes.