Justin Wilson, quien falleciera el lunes tras sufrir un golpe en la cabeza un día antes en la carrera de IndyCar disputada en el Pocono Raceway, ayudó a salvar la vida a seis personas.

Stefan Wilson hermano del piloto, confirmó vía redes sociales que “seis vidas fueron salvadas” gracias a la donación de órganos.

Así, el ex piloto de Fórmula Uno pudo brindar esperanza a diversas familias.