Compartir

Entre pinchazos D’Aste gana la carrera 2 pero Muller lidera al acabar media temporada. RICHARD RODSON reporta.

El Salzburgring debutó en el campeonato en 2012 y su impresionantemente rápida curva Ostschleife probó ser determinante en la composición de la parrilla y del resultado final. Las rectas largas y la subida hacia la meta requerían potencia y los Chevys acapararon las tres primeras posiciones en la parrilla –Rob Huff en la PP– cortándose el aire en maniobras de equipo, para dejar al SEAT de Gabriel Tarquini como el mejor del resto de los 20 participantes.

Carrera 1

Huff, sabedor que los autos de atrás tenían unos 10-12 kph adicionales al cortarse el aire del puntero, cubrió bien las líneas en la largada para no dejar al tricampeón Yvan Muller pasarlo, aunque este se abriría vuelta a vuelta en la curva Fahrerlager y sería rechazado cuando Huff tomaba la línea interna.

No podía presionar más porque el tercer Cruze, con el suizo Alain Menú al volante, acechaba esperando un descuido, o un toque de su coequiperos para ponerse al frente.

El auto insignia salió por un choque de Darryl O’Young, lo cual apretó al pelotón a media carrera, pero los Chevys escaparon de Tarquini y reanudaron su batalla interna, que no cambió el resultado hasta el final para darle otro 1-2-3 a la firma de Detroit.

Carrera 2

El SEAT del ruso Dudukalo inició en el lugar de honor –bajo un calor mayor a 50 grados– pero fue prontamente pasado por los BMW de Coronel y DÁste, mientras los Chevys venían de los sitios 8, 9 y 10 remontando y para la vuelta 7 ya estaban al frente peleando entre ellos. En ese giro las Yokohama de Tiago Monteiro sufrieron un pinchazo que lo mandó a la grava y en la siguiente vuelta Menú padeció algo similar en la Ostschleife a más de 230 kph y acabó en la barrera ileso, pero sacudido.

Alertados, Muller y Huff redujeron el ritmo, pero se les acercaron los BMW y tuvieron que apretar. En el giro final, en la curva 9 las Yokohama de Muller dieron de sí y el pinchazo resultante mandó al líder a la grava a 500 metros de la meta. Huff tomó la punta, pero en la chicana final un pinchazo lo desaceleró y Coronel intentó pasarlo por dentro, D’Aste por fuera y el italiano fue el afortunado ganador habiendo liderado los últimos 100 metros.