Compartir

UN PILOTO CAPAZ DE GRANDES MUESTRAS DE VALENTÍA, PERO TAMBIÉN QUEJOSO COMO POCOS MANSELL DEJÓ MUESTRA PALPABLE DE SU CALIDAD Y SU PERSEVERANCIA HASTA CONSEGUIR EL CAMPEONATO EN 1992, COMO REMEMORA NUESTRO HISTORIADOR EN JEFE

La historia de Nigel Mansell es de perseverancia y creer en que podía ser campeón, aunque 
nadie más compartiera su
 opinión. Debutó tarde, a 
los 23 años en F. Ford en
 1976 y para 1978 ya estaba
 en F3, donde se distinguió
 por dar más de lo que los 
autos permitían. Hipotecó 
su casa dos veces para 
seguir corriendo y tuvo un 
accidente grande en 1979, 
que lo dejó con dos vértebras rotas; pero destacó lo suficiente para ser invitado por Colin Chapman a probar con Lotus, que buscaba un piloto para acompañar a Mario Andretti en 1980.

img088_002

El sitio fue para Elio de Angelis, pero Nigel quedó como probador, a los 27 años 
de edad. Su desarrollo del Lotus 81,
 fue bueno, aunque el auto no lo era, y muchas veces era más rápido que los titulares por lo que Chapman le dio una oportunidad
 al subirlo a un tercer Lotus en el GP de Austria. Nigel estaba en la parrilla cuando rellenaban el tanque de gasolina y se derramó un poco sobre él. No tuvo tiempo de irse a cambiar y manejó toda la carrera así, con la gasolina quemándole 
la piel, hasta que el auto se 
detuvo por una falla de motor. Nigel fue llevado al hospital con quemaduras graves, pero dijo 
que prefería eso a cortar su
debut en F1, una muestra de
 su determinación por triunfar.

Mario se fue a Alfa Romeo en
 1981 y Nigel fue ascendido y
 se pasó cuatro años con Lotus 
sin ganar jamás aunque el equipo 
empezaba su largo declinar a la 
muerte de Chapman, en 1982. Peter
Warr, el nuevo director, nunca lo quiso y lo 
dejó ir al cumplir el contrato de tres campañas que le había heredado Chapman y Nigel pasó a Williams para acompañar a Keke Rosberg en 1985. Tenían el motor Honda turbo, de gran potencia, pero bronco que Nigel fue mejorando y al final del año ganó el GP de Europa en Brands Hatch, y repitió en Sudáfrica, para cerrar la campaña sexto. En 1986 llegó el bicampeón Nelson Piquet y ese año y el siguiente fueron de batallas grandes; aunque en 1986 perdieron ambos el título, en 1987 Piquet se volvió tricampeón, pero el mundo finalmente vio que Mansell sí tenía madera de campeón. Tras la temporada infame de 1988 con motores Judd, para 1989 Nigel firmó con Ferrari y estuvo dos años antes de regresar a Williams para 1991. Le tocaron los Williams-Renault 14 y 14B, con los que consiguió 14 triunfos, el subcampeonato en 1991 y el título en 1992. Pero no se sintió apreciado y dejó la F1 para ir a CART donde fue coequipero de Andretti en el Newman/Haas y ganó el título como novato en 1993. En 1994 no tuvo tanto éxito y empezó a planear su retorno a F1, corriendo cuatro fechas, incluyendo un triunfo en Australia con Williams.

img088_003

En 1995 firmó con McLaren,
 donde no cupo en el auto 
nuevo y se perdió los primeros 
dos GPs del año. Corrió dos 
más y decidió retirarse antes de
 ser un piloto del montón. Y está en 
el corazón de los aficionados porque nunca se rindió, fue un león hasta el fin. Es considerado uno de los cuatro grandes de los 80s (con Prost, Piquet y Senna) y según Bernie Ecclestone es mejor de la historia (ver FASTmag # 24).

img088_004