Compartir

El ganador del Gran Premio de Italia, Lewis Hamilton, dijo que fue muy divertido jugar al villano ante la multitud de Monza después de ser abucheado en el podio de Fórmula 1.

Hamilton sugirió que era normal que los fanáticos de Ferrari no le dieran una buena recepción en un día cuando Sebastian Vettel terminó tercero.

“Es de esperar aquí en Italia, con los años ha sido común tener esa reacción si un piloto de Ferrari no está en la cima. Inevitablemente iba a ser el villano aquí, más si eres el principal rival de Ferrari”.

“Si yo o Valtteri  no estuvieran manejando hoy, ¡los Ferrari habrían ganado!”.

“Somos los villanos, algunos días estoy feliz de ser el villano, y realmente no me importa, sólo trato de permanecer respetuoso, pero admiro su pasión”, dijo.