FOTO: Joe Robbins/NASCAR/NASCAR via Getty Images

Después de 14 años de ausencia, Goodyear regresará a Le Mans en junio 2020 como parte de su participación en el WEC a partir de la temporada próxima.

La firma de neumáticos, que ganó 25 títulos de Fórmula Uno y la prueba máxima de resistencia en 14 ocasiones, se incorporará a la clase LMP2 cuando el torneo 2019-2020 comience en septiembre en Silverstone.

De esta forma, la compañía estadounidense, que se retiró de la F1 a fines de 1998 hará su primera aparición en La Sarthe desde 2006, cuando suministró llantas al equipo Intersport de Estados Unidos a su LMP2 Lola-AER B05/40. Su victoria más reciente en el evento fue en 1997, cuando Tom Kristensen, Michele Alboreto y Stefan Johansson manejaron un Porsche WSC95 de Joest.

Dunlop, que es su filial en Europa, ha ganado el título de sus categorías en todas las temporadas, excepto una, desde el renacimiento del WEC en 2012.

“La naturaleza de las carreras, que varía de cuatro a 24 horas, significa que la elección de los neumáticos y la estrategia son cruciales”, declaró Ben Crawley, director de deporte motor de la fábrica. “Proporciona un desafío motivador para nuestro equipo de tecnología en nuestros centros de innovación europeos antes de explorar otras oportunidades en las carreras para la marca”.

El desarrollo central de los neumáticos se desarrolla, desde hace un año, en los mismos centros técnicos que son responsables del programa de trabajo de Dunlop, en Luxemburgo y Alemania, aunque un portavoz dijo que el proceso también involucraría los “activos globales de investigación y desarrollo” de Goodyear.

Sus ejecutivos principales dejaron abierta la posibilidad de entrar a las divisiones GTE en el futuro, a la vez que Crawley asegura que tendrá una gama nueva de neumáticos en la categoría.

Se rumora que el regreso de Goodyear en WEC implicará que el nombre Dunlop desaparecerá del Mundial en la conclusión de la temporada venidera para concentrarse en la European Le Mans.