FOTO: NASCAR México

La defensa del bicampeonato de Rubén García Mateos en la NASCAR México comenzó con el pie derecho, al llevarse el triunfo en la competencia inaugural en la temporada 2019.

Tras una remontada desde las últimas posiciones, de una parrilla de 44 vehículos, el mexicano aprovechó el incidente entre Abraham Calderón y Salvador de Alba, que derivó en una penalización para el integrante de Sidral Aga Racing Team, para agenciarse el primer lugar en el GP Arris, celebrado en el Autódromo Monterrey.

“Muy contento, no me lo puedo ni creer, una de las mejores carreras que he tenido en mi vida, cuando se ponchó la llanta en la vuelta 14 mi objetivo era rescatar lo más que se pudiera en puntos, meternos entre los diez primeros, pero no sabía lo rápido que se encontraba el auto 88″, comentó.

“Fuimos remontando desde la posición 44 y al final nos vimos beneficiados después de un problema entre los líderes y en este caso a mí me toco aventajarme de esta situación para conseguir la victoria número 10 con el equipo, hicimos un gran trabajo y aquí están los resultados”.

Al inicio de la jornada, caracterizada por las temperaturas bajas, García se colocó al frente y se enfrascó en un duelo cerrado con Calderón y Rubén Rovelo; aunque siempre estuvo bajo el asedio de sus rivales, una pinchadura en el auto No. 88 de Team GP Racing provocó que entrara a la zona de fosos para cambiar su neumático, saliendo a tiempo para mantenerse en la vuelta del líder.

Pero después de un encadenamiento prolongado, producto de un accidente de Rafael Vallina y en el que la categoría ordenó efectuar su detención “en frío”, García ascendió hasta la quinta colocación faltando dos vueltas para la conclusión.

Una salida de pista de Rovelo, quien intentó tomar el liderato en ocasiones reiteradas, sentó las bases de la batalla final, en la que Calderón contuvo el ataque de De Alba, quien lo apartó del camino con un contacto aparatoso en la antepenúltima curva. Eventualmente, De Alba fue sancionado con una vuelta por conducta antideportiva, por lo que oficialmente concluyó en 27°.

“En realidad el auto que mi equipo me dio estaba más que rápido y confiable. Esta victoria se la debo todos aquellos que colaboraron en la preparación de mi vehículo”, señaló García.

Irwin Vences y Jorge Goeters, en su primera carrera como piloto de Escudería Telmex, completaron el podio, mientras Calderón ocupó la quinta plaza. En la categoría Challenge, Max Gutiérrez se quedó con los honores, además de ser 10° en la clasificación final, teniendo a Alex de Alba y a Miji Dorrbecker como escoltas.