Compartir

El piloto de Escudería Telmex, Pietro Fittipaldi, quedó segundo lugar en la primera carrera de Bahrein, asegurando el último campeonato de la Fórmula V8 con todavía una carrera faltante gracias a que Isaakyan, su contendiente más cercano, tuvo también problemas con su motor, los cuales lo retrasaron 10 minutos, dejando al ruso cinco vueltas detrás del resto de los competidores.

Fittipaldi nunca se preocupó por los riesgos mientras corría, avanzando a segundo lugar (detrás del debutante Henrique Chaves) desde la primer curva y esforzándose al máximo para ganar durante el resto de la competencia. A pesar de sus intentos por rebasarlo, Pietro se vio frustrado por el piloto graduado de Fórmula Renault Eurocup, el cual no permitió al brasileño probar una victoria total.

Con su segundo lugar y los problemas de Isaakyan, la diferencia es de 28 puntos ahora, por lo cual ni ganando los 25 puntos de la carrera del sábado (y última en la historia de la categoría) sería posible arrebatarle el título al brasileño, quien demuestra que la habilidad viene en la sangre y no solo es el apellido.

Por su lado, Tatiana Calderón logró adjudicarse un buen quinto lugar, seguida por Alfonso Celis Jr. quien dio pelea durante toda la carrera; por desgracia, Diego Menchaca fue relegado a la octava posición, detrás de Tereschenko.

Con esta victoria, Pietro Fittipaldi entrega a la Escudería Telmex su título número 66, el tercero que aporta el brasileño.