FOTO: Archivo

Una cena en privado, hace 26 años, fue donde Emerson Fittipaldi invitó a Ayrton Senna a probar un auto de CART/IndyCar, con miras a participar en las “500 Millas de Indianápolis” de 1993.

Al participar en el podcast oficial de la Fórmula 1 hace alrededor de un mes, el brasileño recordó la experiencia, que en parte surgió ante la partida de Nigel Mansell hacia la categoría estadounidense, en un momento en el que Senna estaba en negociaciones tensas para renovar su contrato con McLaren.

“Le dije a Ayrton que tenía que manejar mi auto, que tenía que correr Indianápolis el año próximo”, le describió a Tom Clarkson, presentador del podcast. “Porque Nigel estaba buscando ir a Indy, le dije: ¿Te imaginas iniciar la Indy 500 con Nigel Mansell y Ayrton Senna? Sería increíble”.

“Y después Ayrton dijo, ‘Está bien, acepto la prueba. Después llamé a Roger (Penske, su jefe en IndyCar) y dije ‘Ayrton aceptó la prueba, ¿puedes invitarlo y tú organizas la prueba?’. Él respondió: ‘Seguro, en el circuito mixto pero no en el óvalo porque él podría tener un choque’ (…) Estuve toda la semana con Ayrton y fue una experiencia fantástica”.

Tras alistar los preparativos, tanto de personal como de equipamiento y asesoramiento, llegó el 20 de diciembre de 1992, cuando Senna manejó, en el circuito de Firebird, el modelo PC-21 Chevy Ilmor 265B V8t que, a pesar de estar en activo durante dos temporadas solo ganó en tres ocasiones, dos con Rick Mears (incluyendo la Indy 500 de 1991) y una con Fittipaldi.

Tras acumular 24 vueltas y cronometrar extraoficialmente una mejor vuelta de 49.09s., comparada con los 48.70s. de Fittipaldi, éste asegura que Senna quedó con una impresión muy positiva del monoplaza, al grado de que su intención de participar en la Indy 500 se acentuó, pese a estar consciente de los riesgos y habilidades necesarias para correr en un óvalo.

“Él quería manejar en Indianápolis porque él sabía mi historia. Cada vez que gané en Indianápolis, él venía (después). Él daba seguimiento y hablábamos, a veces él venía a Miami y estaba conmigo, y a él le gustaba Indianápolis”, expresó.

“Después, cuando Ron (Dennis, director de McLaren) se dio cuenta que hablaba en serio – él se lo prohibió a Ayrton. Roger estaba preparado para armar un tercer auto para él, Roger dijo ‘le podría preparar un auto a Ayrton, sería fantástico tener a Ayrton en el equipo’. Yo sabía que él iba a ser rápido”.

Senna continuó en la F1 en 1993 con McLaren-Ford, logrando el subcampeonato; en ese año, Fittipaldi se apropió de su segunda victoria en Indy y su segundo título de CART con Penske. El año pasado, el equipo estadounidense restauró el coche que se utilizó en la prueba, en conjunto con el Instituto Ayrton Senna.