Red Bull preguntó a la FIA sobre la legalidad de quemar aceite como si fuera combustible durante calificación para tener un aumento de potencia, sospechaban que Mercedes era el equipo que más se había beneficiado de esto.

La FIA confirmó que no estaba permitido e incrementó su monitoreo del uso de aceite y la composición química del aceite que se usa.

No se ha encontrado nada incorrecto desde que empezó el escrutinio y tres medidas adicionales han sido aprobadas por la Comisión de Fórmula Uno para ser agregadas a las regulaciones de 2018.

Los equipos deberán suministrar la medición del nivel de aceite a la FIA “en todo momento” durante un fin de semana de gran premio, se prohibirán las válvulas de control activas entre cualquier parte de la unidad de potencia y la toma de aire, y se limitará a los equipos a una sola especificación de aceite por motor, el cual debe ser declarado con una muestra provista previa a un gran premio.