FOTO: Mark Thompson/Getty Images for Red Bull Content Pool

El mundo de la Fórmula Uno esperó más de tres horas, desde que ondeó la bandera a cuadros, para que se oficializara el triunfo de Max Verstappen en el Gran Premio austriaco. 

La antepenúltima vuelta de la jornada dominical estelarizó los titulares por la batalla entretenida entre el holandés y Charles Leclerc, en la que al llegar a la Curva 3 tuvieron un contacto y el monegasco se vio obligado a ir a la zona de escape por la falta de espacio de parte de su oponente.

La Dirección de Carrera decidió no aplicar una sanción a Verstappen, al no encontrar a ningún piloto “total o predominantemente culpable” por el incidente.

“El auto #33 (de Verstappen) buscó adelantar al auto #16 (Leclerc) en la curva 3 en la vuelta 69 frenando el auto #16”, explica el documento oficial de la FIA. “Al hacerlo, el auto #33 estaba al lado del auto #16 en la entrada de la curva y tenía el control total del auto al intentar el movimiento de adelantamiento en el interior del auto #16”.

“Sin embargo, tanto el auto #33 como el auto #16 procedieron a negociar la curva uno al lado del otro, pero claramente no había suficiente espacio para que ambos autos lo hicieran. Poco después del último ápice, al salir de la curva, hubo contacto entre los dos coches”.

“En la totalidad de las circunstancias, no consideramos que ninguno de los pilotos fuera el único o el principal culpable del incidente. Consideramos que esto es un incidente de carrera”.

Mattia Binotto, director de Ferrari, aseguró que no apelará la sanción, pese a considerar que fue “una decisión equivocada”.

“Creemos que Charles abandonó todo el espacio, no tuvo la culpa, se produjo una colisión y fue expulsado y obligado a abandonar la pista”, declaró. “Creemos que estas son reglas claras, que podemos apreciar o no, y estas son exactamente las mismas reglas que se han aplicado en carreras anteriores”.

“Habiendo dicho eso, respetamos plenamente la decisión de los comisarios, ellos son los jueces y debemos respetar eso. Más que eso, creo que como fanático de Ferrari, y soy fanático de Ferrari, creo que es hora de que la F1 pase la página y mire hacia adelante”.

Verstappen, quien mantiene su sexto triunfo en la F1 y Honda logra su primer éxito desde Hungría en 2006, había cuestionado “el punto de estar en la Fórmula Uno” por el hecho de que la situación fuera revisada por los oficiales.