Compartir

El presidente de Ferrari, Sergio Marchionne, dijo que su equipo pagó el precio por ‘ignorar’ el control de calidad, pero está decidido a rescatar la presente temporada de Fórmula 1.

Las esperanzas de que Sebastian Vettel gane el título 2017 se han comenzado a apagar después de un accidente en Singapur y diferentes problemas de motor en Malasia y Japón.

Lo anterior ha ayudado a Lewis Hamilton a abrir una ventaja de 59 puntos en la clasificación de pilotos con cuatro carreras restantes.

Aunque Marchionne ha expresado cierta frustración por una bujía de 59 euros, también indicó que Ferrari debe “renovar el compromiso” sobre  el control de calidad de los componentes.

“Fue una tontería técnica que tuvo un impacto en un coche que cuesta millones de euros”, dijo Marchionne.

“Es un problema que probablemente hemos ignorado con el tiempo porque nunca fue de mucha importancia”.

“Pero ahora hemos tenido por lo menos tres ocasiones en las que realmente hemos visto el impacto devastador en el rendimiento”.