Crédito: Scuderia Ferrari F1

Luego de que el tetracampeón mundial Sebastian Vettel se coronara en lo más alto de podio en el pasado Gran Premio de BélgicaMercedes admitió que sus autos mostraron errores “obvios” que les costaron la victoria y que se redujera la brecha en el campeonato tanto de constructores como de pilotos.  

Esta semana, en la demostración de F1 albergada en las calles de Milán, el jefe del equipo del “Cavallino Rampante”, Maurizio Arrivabene, aseguró que Ferrari debe sacar ventaja de que la escuadra alemana no esté acostumbrado a sentirse presionado en la batalla por los títulos; por ello, dijo que es momento de que el equipo a su cargo le devuelva los golpes que el equipo alemán le ha dado desde que se introdujo la era V6 turbo híbrida en 2014.

“(Mercedes) No está acostumbrado”, dijo. “En los últimos años nosotros (Ferrari) hemos agachado la cabeza y volteado la cara con cada golpe, pero siempre nos levantamos. (…) La orden dada a los muchachos es ‘seguir ejerciendo presión’. Tarde o temprano cuando los alcancemos será porque somos los agresivos y sabemos lo mal que se siente recibir esos golpes. Es tiempo de regresárselos”.

Previo al GP de Italia que se disputará este fin de semana, Ferrari llega como el favorito luego de la victoria de Vettel con el motor nuevo que dejó boquiabiertos a la gente de Mercedes, quienes también introdujeron especificaciones nuevas.; no obstante, Arrivabene asegura que Ferrari no se puede confiar con tan sólo haber tenido el primer lugar hace pocos días.

“Nos recuperamos, pero aún estamos atrás”, dijo. “Cada que triunfamos tenemos que mentalizarnos de que aún no hemos ganado el campeonato y que esa es nuestra meta. Debemos de seguir presionando a Mercedes, pues claramente no están acostumbrados a la presión”.

La campaña se ha visto cambiante entre los dos equipos, dado que ambos han ganado cinco carreras respectivamente de las 13 disputadas. Actualmente la diferencia entre Hamilton y Vettel es de 17 puntos y en la batalla de constructores Mercedes alcanza a ver en sus espejos a Ferrari con sus 15 unidades de ventaja.