Compartir

asta_originale

El auto más caro y más bello de la historia

GTO, Gran Tursimo Omologato en italiano o Gran Turismo Homologado en español, nos transporta a una era en la que los autos de calle podían correr en las pistas. Los Ferrari fueron creados con ese propósito doble y el 250GTO, que apareció en 1962, venía de una larga línea de autos que usaban el motor V12 de 3 litros –12 cilindros de 250cc dan exactamente 3,000 cc, o 3 litros, de ahí el nombre– de la firma de Maranello. Estaban homologados para la división III de autos GT, los cuales competían en el mundial de marcas (antecesor del WEC actual), y su venta la aprobaba personalmente Enzo Ferrari, pues no era un juguete simple para ricos, sino un auto de carreras que podía ganar competencias en las manos adecuadas… y vaya que lo hizo.
Se produjeron solamente 39 ejemplares: 33 de la Serie I, entre 1962 y 1963; tres de la Serie II un año después –se asemejan al 250LM–; y otros tres que fueron los llamados 330 GTO, con motores más grandes (330cc por 12 cilindros igual a 3,960cc o 4 litros en números redondos). Pero lo importante no radica en la parte mecánica de su construcción –una evolución del 250 GT– sino en la belleza del conjunto.

1962-63-Ferrari-250-GTO-chasis-3851GT_2_1

 

Aunque los primeros prototipos fueron hechos en Ferrari (uno por Pininfarina), la mayoría son obra del taller del carrocero Sergio Scaglietti, sobre un diseño básico de Giotto Bizzarrini, que había usado el túnel de viento de la universidad de Pisa para crear una forma aerodinámica que aprovechara al máximo sus 300 caballos de potencia.
El resultado es espectacular y no en balde las últimas transacciones por uno de estos autos han excedido los 40 millones de dólares en subastas y ventas privadas. Decir que es el auto más bello de la historia no es exagerado y lo más interesante es que no hay dos iguales, pues, al estar hechos a mano, tienen ligeras diferencias. Y hay más detalles según gusto de los dueños, que los han ido personalizando a lo largo del tiempo.
De hecho de los 33 originales, cuatro se adaptaron a la carrocería Serie II, por lo que en realidad hay siete de esa serie y 29 de la primera, con los restantes tres siendo los 330GTO con el motor grande del Ferrari Superamerica y cofre ligeramente más abultado, que conserva las tres tomas de aire con cubiertas removibles. Pero una foto vale más que mil palabras…