FOTO: Richard Prince/Cadillac

Uno de los cajones de fosos que tendrá más reflectores en las “24 Horas de Daytona” será el de Wayne Taylor Racing, que con Fernando Alonso y Kamui Kobayashi volverá a ser contendiente para conseguir la victoria absoluta.

El equipo del sudafricano ha finalizado en el podio general en cinco de las últimas siete ediciones de la prueba de resistencia, incluyendo el primer lugar en 2017 con Jeff Gordon, Max Angelelli, Jordan y Ricky Taylor.

Hoy, Jordan y Renger van der Zande, sus pilotos de tiempo completo, reciben a dos de los pilotos que le dieron a Toyota su primer triunfo en Le Mans en junio y que ahora van por un nuevo logro en sus trayectorias. El caso de Alonso es particular, ya que será el inicio de un año en el que buscará conquistar las pruebas más importantes del deporte motor.

“Definitivamente siento que estoy en una posición mucho mejor este año, comparada con el año pasado”, aseguró el español. “El año pasado, esta fue mi primera carrera de autos deportivos en Estados Unidos y mi primera experiencia en cabinas cerradas, y definitivamente este año estoy listo para disfrutarla un poco más y usar la experiencia de mi primera temporada en WEC”.

A diferencia del año pasado, en el que corrió con un Ligier LMP2 de United Autosports e intentó lo que tenía a su alcance para mantenerse en los primeros planos hasta que los problemas mecánicos afectaran su paso, Alonso contará con el Cadillac DPi-V.R, el arma más competitiva desde la renovación de la maquinaria en la clase principal de la serie.

Tras anotarse 11 victorias (incluyendo las dos visitas más recientes a Daytona) y los últimos dos títulos de pilotos y constructores, las posibilidades del bicampeón mundial de F1 de ganar incrementan, aunque tanto él como sus coequiperos mantienen los pies en la tierra por la naturaleza de la competencia.

“Los objetivos son más altos este año pero, al mismo tiempo, sé cómo trabajan estas carreras de 24 horas, lo difícil que es predecir todas las cosas que pasarán en 24 horas”, aseguró. “A veces podríamos sentirnos tristes y frustrados con las cosas pasando en pista, con el tránsito y muchas cosas”.

“Nosotros necesitamos estar tranquilos, ejecutar en la carrera lo mejor que podamos y ver lo que pase. Incluso y las expectativas son altas, 24 horas son mucho tiempo”.

Alonso, junto con Barrichello y Juan Pablo Montoya, son los tres ex ganadores de Grandes Premios que tomarán la bandera verde este sábado.