El presidente ejecutivo de la Fórmula Uno, Chase Carey, dijo que los mejores equipos de la categoría han dicho a los dueños nuevos, Liberty Media, que quieren ser “protegidos de sí mismos” en términos de gastos.

Carey dice que los equipos gastan tanto para igualar a sus rivales y la única manera de mejorar esto es afinar las reglas para reducir costos y evitar gastos innecesarios.

“Lo que algunos de los equipos gastan en este deporte hoy en día es una cantidad increíble y ellos mismos reconocen que es una cantidad increíble”, dijo Carey. “Hasta cierto punto lo que dicen es, ‘tenemos que estar protegidos de nosotros mismos’. Queremos que esto sea más saludable para todos los equipos, nos gustaría ser un negocio saludable para ellos”.

Carey y el jefe deportivo de F1, Ross Brawn, ven las regulaciones de motor post-2020 como la clave para reducir los gastos.