Compartir
  • El ultra compacto triplaza de Gordon Murray está listo para revivir
  • Será un ejemplo de tecnología ecológica

El auto urbano T25 de Gordon Murray, presentado por primera vez en 2010, experimenta un “replanteamiento total desde cero” al entrar en sociedad con el gigante petrolero Shell y Osamu Goto, ex-diseñador de motores de Honda en F1. El ultra compacto reaparecerá en noviembre como un concepto que busca inspirar una nueva forma de pensar práctica, simple y global para los autos urbanos.

El llamado Proyecto M representa un contraataque para los vehículos de combustibles fósiles en una era en que la tendencia favorece a los híbridos y eléctricos. Los socios lo describen como un “auto eficiente y ultra compacto para su uso en la ciudad, basado en un motor de combustión interna”. El último proyecto en el que Murray, Goto y Shell cooperaron fue en McLaren-Honda Fórmula 1 MP4/4 que ganó 15 de 16 carreras en 1988 para Ayrton Senna y Alain Prost (ver FASTmag #40, mayo 2015, pág. 67)

El Proyecto M no está destinado a producción, pero reconoce las tendencias que indican que para 2050 tres cuartos de los 9,000 millones de habitantes del mundo vivirán en ciudades. Sus creadores buscan ser igualmente relevantes para ciudades en las que el automovilismo masivo sea relativamente nuevo, como para aquellas en que tenga un siglo de antigüedad.

Hay pocas especificaciones sobre el auto, pero no hay duda de que mantendrá el diseño ultra compacto de tres plazas y motor trasero del T25, usando los principios del proceso de fabricación iStream de Murray, el cual emplea un marco tubular de acero, unido estratégicamente con paneles compuestos pegados para dar peso ligero y fuerza inmensa sin la complejidad e inflexibilidad de los componentes de acero estampado en que se basan la mayoría de los autos modernos.

En el desarrollo del motor del Proyecto M se integrarán por completo los lubricantes y se sabe que Goto está usando un motor de 660 cc y tres cilindros de un auto nipón tipo kei modificándolo para fricción baja y eficiencia alta para integrar la tecnología más reciente de Shell. La petrolera quiere enfatizar la eficiencia y potencial de mejora de los lubricantes modernos de viscosidad baja cuando se integran en el diseño de un auto y su motor. El T25 original, con motor de gasolina de tres cilindros derivado del Smart usando aceites de fricción baja experimentales de Shell, dio 41.2 kpl para ganar la Carrera de economía Londres-Brighton y mostró el potencial de los lubricantes nuevos para cortar el consumo en el ciclo urbano hasta un 6.5%.