Compartir
SE CUMPLEN 50 AÑOS DE LA ÚNICA OCASIÓN EN QUE UN PILOTO HA CONSEGUIDO SER CAMPEÓN MUNDIAL EN CUATRO RUEDAS, TRAS SERLO EN DOS.
NUESTRO HISTORIADOR EN JEFE RECUENTA LA HAZAÑA ÚNICA EN EL DEPORTE MOTOR Y A SU PROTAGONISTA INGLÉS

Han existido muchos intentos de pasar de dos a cuatro ruedas en la historia del deporte motor, pero casi todos han sido moderadamente exitosos, en el mejor de los casos, si no es que fracasos totales. Y peor aún es el camino inverso, de dos a cuatro ruedas como lo mostró Michael Schumacher tras siete títulos de F1 seguidos por varias caídas en motos en campeonatos regionales en Europa, cuando quiso intentar reducirse en ruedas.

Hay ejemplos moderadamente exitosos, como pilotos que en sus años mozos corrieron motos –generalmente a nivel nacional– y luego destacaron en autos llegando al más alto nivel: el germano Bernd Rosemeyer, los hermanos Pedro y Ricardo Rodríguez, el belga Jacky Ickx, el británico Damon Hill, el venezolano Johnny Cecotto –quien fue campeón mundial de 350cc en 1975 y de 750cc en 1978– pero por esos ejemplos hay otros de pilotos campeones en dos ruedas que no pudieron dar el paso al tope de las cuatro ruedas, como Giacomo Agostini con 13 títulos de motos, pero quien sólo entró a pruebas de F1 de series menores con autos viejos; o Eddie Lawson con cuatro títulos de 500cc, pero quien no completó una campaña de IndyCar; incluso Valentino Rossi, quien nunca se decidió a dar el paso con Ferrari a la F1.

Quizás el ejemplo más cercano al éxito se produjo en el período entre las Guerras Mundiales, cuando el italiano Tazio Nuvolari se coronó campeón europeo de 350cc en 1925 y luego sería campeón europeo de autos en 1932, pero en ambos casos , no existía un título mundial como tal, aunque el europeo fuera su equivalente.

Entonces sólo ha existido un campeón mundial en ambas disciplinas: JOHN SURTEES.

Page_042_Image_1

El británico corrió en motos desde 1952 obteniendo su primer triunfo mundialista en 1955 en la clase 250cc y su primer título al año siguiente con MV Agusta en 500cc y luego obtendría dobletes en 350 y 500cc en 1958, 1959 y 1960 con la marca italiana y en este último año empezó a correr autos con cuatro carreras con el equipo Lotus en F1 en las cuales obtuvo sus primeros puntos, podio, VR y PP. Dejó las motos al final del año y tras tiempos duros con el equipo Yeoman Credit en 1961 y Bowmaker Racing en 1962, pasó en 1963 a Ferrari, equipo con el que obtuvo su primer triunfo. En 1964 se coronó campeón mundial con seis podios en 10 fechas, incluyendo dos victorias para los de Maranello y logró lo que nadie más ha podido en 65 años de campeonatos mundiales de motos y autos. Y este es un récord que, con la especialización creciente en el mundo deportivo, probablemente nunca sea igualado.