FOTO: INDYCAR

A partir de 2020, la IndyCar utilizará el dispositivo que el equipo Red Bull de Fórmula Uno, mediante su división de Tecnologías Avanzadas, comenzó a desarrollar hace un par de años.

Siendo la segunda fase de la mejora de la seguridad para las cabinas de los coches de la categoría, la denominada pantalla balística (Aeroscreen en inglés) estará anclada en un marco de titanio, la Protección Frontal Avanzada (AFP, por sus siglas), que se implementó este mes.

El AFP, diseñado para ayudar a desviar los escombros del área del habitáculo y del conductor, forma la parte inferior de la pieza de titanio que se extiende desde la línea central de la carrocería hasta la zona que abarca la cabina y se une a los lados de la parte inferior de la jaula antivuelco.

El marco superior en forma de herradura (reminiscente, pero sin relación al diseño del Halo) estará fuera de la línea de visión del piloto, incluso cuando mira a su alrededor en un óvalo peraltado. Se espera que el soporte de carga sea de 150 kilonewtons (kN), el mismo para el diseño que se usa actualmente en la categoría máxima.

La pantalla será hecha de materiales de policarbonato, un recubrimiento antireflejante en su interior, un mecanismo para evitar la acumulación de vapor a través de un elemento calefactor integral y una opción para controlar la refrigeración. Similar a NASCAR, se utilizarán láminas de plástico removibles para mantener despejada la visión del piloto.

FOTO: INDYCAR

En los bocetos mostrados hoy viernes, el enfriamiento sería suministrado por ventilaciones ubicadas en el panel justo antes de la pantalla, pero este diseño aún no se ha finalizado. Al finalizar su diseño, IndyCar espera que pilotos seleccionados comiencen a realizar las pruebas en pista en el verano y que las pantallas aprobadas se entreguen a todos los equipos para el otoño.

“Desde que se desarrollaron y demostraron los primeros prototipos en 2016, el potencial de la pantalla para mejorar la seguridad de los conductores en caso de impactos frontales en el área de la cabina de los coches ha quedado claro”, dijo Christian Horner, director ejecutivo de Red Bull Advanced Technologies y director de Red Bull Racing.

“Esta asociación nueva con IndyCar nos da el visto bueno en Red Bull Advanced Technologies para explorar a fondo ese potencial y ofrecer un sistema de protección que ayudará a prevenir lesiones graves y posiblemente salvar vidas en la principal serie de monoplazas en Estados Unidos”.