Compartir
FOTO: Audi Sport

Lucas Di Grassi terminó con una sequía de casi 11 meses sin victoria en la Fórmula E, mientras la batalla por el título se intensificó con dos fechas restantes.

El brasileño superó a Mitch Evans antes de llegar a la mitad del recorrido del ePrix de Zurich, donde se disputó el décimo compromiso de la temporada 2017-2018, por lo que al administrar la ventaja que estableció en el segundo stint y aprovechar las vicisitudes de sus rivales para anotarse su primera victoria del año y la primera desde Montreal 1, en julio de 2017.

Después de un arranque complicado, en el que problemas en su tren de poder Audi le impidieron sumar puntos en las primeras cuatro fechas, Di Grassi había llevado a su Audi a cuatro segundos lugares consecutivos. En esta ocasión, las cosas salieron a su favor, por lo que alcanzó su séptimo triunfo en la categoría eléctrica.

En la carrera, un incidente entre Daniel Abt y Nelson Piquet, que dañó el alerón trasero del ganador de Berlín, caracterizó la primera vuelta, a lo que le siguió una procesión en la que Evans, quien le dio a Jaguar Racing su primera PP en la serie, contuvo el ataque de un tren en el que Di Grassi pasó de quinto a segundo, mientras Sam Bird, André Lotterer, Sébastien Buemi y José María López eran los demás perseguidores.

Sin embargo, una bandera amarilla encadenada cambió el desarrollo del evento, producto de la cantidad de suciedad que varios autos esparcieron hasta ese punto. Aunque todos aprovecharon esta interrupción para hacer su cambio de vehículo, cinco pilotos, incluido Jean-Éric Vergne, fueron penalizados con un Drive-Through por exceder el límite de velocidad en este periodo.

El francés de TECHEETAH arrancó en el lugar 17 y hasta ese momento había hecho una notable remontada, aunque al alcanzar a Felix Rosenqvist por el octavo sitio, un rebase muy agresivo dejó al sueco en una zona de escape; la sanción lo que lo relegó al décimo lugar.

Lotterer, Buemi, Evans y López también recibieron el mismo castigo, aunque el alemán y el suizo se la arreglaron para concluir en cuarto y quinto, respectivamente. La situación le abrió la puerta a Bird para ascender al segundo puesto en tanto que Jeróme D’Ambrosio, en su mejor fin de semana en mucho tiempo, completó el podio, siendo el primero para Dragon Racing desde el verano de 2016.

Bird se acercó al liderato general (FOTO: DS Virgin Racing)

La combinación de resultados dejó a Vergne con diferencia de solo 23 unidades sobre Bird con dos carreras restantes y hasta 58 puntos en juego. Rosenqvist, quien llegó en 15º, quedó eliminado matemáticamente de la batalla por el campeonato, el cual se definirá en la fecha doble en Nueva York, el 14 y 15 de julio.