Compartir

La NASCAR Cup Series inicia un rally de diez competencias en diez semanas consecutivas, las cuales serán clave para las posibilidades de Daniel Suárez de clasificar a los playoffs.

Después de descansar durante la Semana Santa, la categoría en la que participa el regiomontano se dirige al Texas Motor Speedway, uno de los óvalos de 1.5 millas más representativos del torneo y uno de los de mayor importancia, al tener una de sus dos competencias en la fase de definición de los contendientes por el campeonato.

“Texas es un lugar muy rápido”, describió. “La repavimentación y reconfiguración del año pasado lo cambió mucho desde mis carreras en la Xfinity Series los dos años anteriores. Las curvas 1 y 2 son complicadas porque hay menos peralte y la pista no se ha ampliado mucho”.

“Las curvas 3 y 4 son más similares a lo que teníamos antes, pero el pavimento es todavía muy nuevo”.

El piloto de Escudería Telmex Telcel consiguió los lugares 19 y 14 en las dos visitar a este trazado durante el año pasado, incluyendo un sexto puesto en la calificación en el evento del mes de noviembre; además, su mejor producción en cinco participaciones en la Xfinity Series, fue una 5° posición, en el otoño de 2016, su año de campeonato.

Su objetivo, por ende, será enderezar el camino de un año que ha resultado difícil para el integrante de Joe Gibbs Racing, al grado de ubicarlo 22° en la puntuación; en la carrera anterior, celebrada en Martinsville, llegó en 18°. A pesar de que solo correrá en el evento principal, espera que el programa de pistas intermedias de su equipo rinda más frutos.

“Tengo ganas de llegar, va a ser un reto para todos”, indicó. “Esperemos que el trabajo que hemos estado haciendo en la pista antes de la carrera nos ayude a ampliar y darnos la oportunidad de correr lado a lado para dar en un buen espectáculo para los fans”.

Durante la segunda mitad de marzo, Suárez visitó a integrantes de la comunidad hispana que radica en Dallas.

Suárez ha participado en múltiples actividades para promocionar el evento: hace un par de semanas, visitó el Consulado de México en Dallas, donde convivió con integrantes de la comunidad hispana en el estado de Texas.

Además, como parte del programa “Corriendo por un milagro”, visita esta semana a los niños del hospital Central Cook Children’s, a quienes apoyará mediante su patrocinador Stanley y la Fundación ACE, que donarán 100 mil dólares a los hospitales de Children’s Miracle Networks y se comprometieron a que, si el mexicano gana la carrera, donarán un millón de dólares extra para el beneficio de los infantes.

La Texas 500 arrancará el domingo a las 13:15 hrs.