Compartir

Después de retirarse de Montecarlo y no correr en Suecia, el tener cero puntos en el campeonato benefició a Sordo para iniciar en la posición 10 entre 11 autos del WRC. Lo que ha significado encontrar caminos menos sucios que sus competidores más aventajados en puntos.

El ganador del año pasado, Kris Meeke, inició séptimo, se colocó rápidamente en el primer sitio tras la etapa Duarte-Derramadero, pero victorias consecutivas en las etapas de El Chocolate y Ortega catapultaron a Sordo al frente, mientras que Meeke sintió que su elección de neumáticos delanteros duros podría haber resultado incorrecta.

Meeke quedó tercero por detrás de Elfyn Evans, que fue octavo en el orden de largada, en El Chocolate, pero un viaje de alta velocidad fuera de la carretera en Ortega le costó a Evans casi tres minutos y lo dejó en 12 ° lugar. Posteriormente abandonaría el rally debido a una contusión de su navegante.

Eso llevó a Meeke y Loeb al segundo y tercer puesto, con Sordo líder por 16.6s.

Loeb cerró la diferencia con Meeke a 1.3 segundos en la etapa de las calles de León, ayudado por un error menor de Meeke en el que su Citroën subió sobre dos ruedas y condujo sobre una gran planta de macetas en el vértice de una horquilla.

Ott Tanak está cerca de los dos Citroën en el único Toyota que no se ha visto afectado por una repetición de los problemas de sobrecalentamiento del año pasado. Los compañeros de equipo Jari Matti Latvala y Esapekka Lappi han tenido problemas con las pérdidas de energía y están en séptimo y décimo.

El líder del campeonato Thierry Neuville tuvo que lidiar con la apertura del polvoriento camino, pero se mantuvo cerca al grupo líder en el séptimo lugar hasta la etapa de calle en León justo antes del servicio.

Disminuyó la velocidad e informó de un posible problema en el motor, y la puerta del lado del conductor de su Hyundai también se abrió durante la etapa, colocándolo en el noveno lugar detrás de Teemu Suninen.

A pesar de que Sebastien Ogier está en la inusual posición de no abrir el camino, sintió que correr en segundo lugar era una gran desventaja y está quinto, solo 1.3 segundos por delante de Andreas Mikkelsen, quien no estaba totalmente satisfecho con el manejo de su Hyundai.