Compartir

Tras hacer un cambio en la estrategia sobre la marcha, Sebastian Vettel mantuvo el invicto en la temporada 2018 de Fórmula 1, al ganar el Gran Premio de Bahrein.

En lugar de efectuar dos ingresos a fosos en la carrera de este domingo, Ferrari optó por hacer que el alemán recorriera 39 de las 57 vueltas pactadas con neumáticos blandos, por lo que contuvo el ataque de Valtteri Bottas, quien hizo 41 giros con el compuesto medio, pero que le permitió protagonizar una persecución de película.

El margen de victoria fue de apenas seis décimas de segundo, pero el finlandés intentó hacer el rebase final en varias oportunidades.

Con ello, en su participación No. 200 en el Gran Circo, Vettel llegó a 49 victorias, además de que totaliza 101 podiums. Es la cuarta vez que se lleva la bandera a cuadros en el autódromo de Sakhir, y es la primera ocasión desde 2011 en la que vence en los primeros dos compromisos del calendario.

Bottas y Lewis Hamilton completaron el pódium. cumpliendo con el objetivo de limitación de daños, ante la sanción que lo obligó a partir desde la novena plaza; de inmediato, el tetracampeón mundial se posicionó en la parte frontal del pelotón, no sin antes efectuar un increíble rebase a tres coches, Nico Hulkenberg, Esteban Ocon y Fernando Alonso, en los primeros giros.

También con el neumático medio, y aprovechando la lucha por la victoria, el británico llegó con desventaja de solo 6.5 segundos.

La escudería alemana logró un doble pódium, en parte, gracias al abandono de Kimi Raikkönen, quien se retiró durante su servicio en fosos, en el cual una de sus ruedas quedó mal ajustada; en el acto, atropelló a uno de sus mecánicos, quien fue atendido en el Centro Médico con una fractura de tibia y peroné. Raikkönen corría en tercera posición al momento de su infortunio.

Honda logró su mejor resultado desde su regreso a la Fórmula 1, cortesía de Pierre Gasly, quien con el Toro Rosso llegó en una brillante cuarta posición, en una actuación sin errores. Kevin Magnussen y Nico Hulkenberg fueron 5° y 6°, respectivamente, completando la lista de pilotos que llegaron en la vuelta del líder.

Mientras Fernando Alonso y Stoffel Vandoorne le dieron a McLaren otra jornada de recuperación y sumatoria de unidades, Marcus Ericsson y Esteban Ocon abrieron su cuenta en el torneo en este año. El integrante de Alfa Romeo Sauber también se la jugó a una estrategia de una detención, lo que sumado a las banderas amarillas y a un ritmo consistente de su auto con motor Ferrari, cruzó la meta en noveno.

Por su parte, Ocon logró superar a Carlos Sainz en los últimos giros por la décima plaza.

Gasly se llevó los aplausos

Los grandes perdedores de la jornada fueron los miembros de Red Bull, quienes no llegaron a la quinta vuelta de competencia: Max Verstappen tuvo una pinchadura, como resultado de un toque con Hamilton en los primeros metros de recorrido, que eventualmente le dañaron la suspensión trasera izquierda de su RB14; segundos después, Daniel Ricciardo se quedó detenido por una falla mecánica.

Con ello, es la primera vez desde Rusia, en 2016, que la fábrica de Milton Keynes no suma puntos en un Gran Premio; Verstappen, Ricciardo y Raikkönen fueron los únicos retiros de la carrera.

Quien también intentó mitigar daños fue Sergio Pérez, quien tras efectuar un arranque sólido, recibió un contacto de Brendon Hartley en la cuarta curva del evento; a pesar de retomar la marcha, los daños en su monoplaza le impidieron ser competitivo, aunque en el final superó al neozelandés de Toro Rosso, quien recibió una sanción de 10 segundos*.

“Checo” no sumó en Bahrein

Vettel tiene marca perfecta de 50 puntos, seguido de Hamilton con 33, Bottas con 32 y Alonso con 16, en tanto que Ferrari tiene distancia de 10 sobre Mercedes (65 vs 55); un total de 14 pilotos y nueve equipos (todos menos Williams) han cosechado unidades después de dos fechas.

La Fórmula 1 visitará Shanghai, China, la próxima semana.

*Cuatro horas después de la bandera a cuadros, Pérez y Hartley recibieron un recargo de 30 segundos por no respetar su posición en la vuelta de calentamiento, en la que el mexicano superó al neozelandés; por ende, finalizaron 15° y 16°, respectivamente.