FOTO: Toyota Racing

Después de 10 semanas consecutivas de actividad, la Copa NASCAR aprovecha Semana Santa para tomar su primer descanso durante la temporada.

Se cumplió el 25 por ciento del calendario puntuable, es decir, los primeros nueve compromisos, junto con la prueba de exhibición que inauguró la “Semana de la Velocidad” en Daytona, en las que como se esperaba, la jerarquía entre equipos ha cambiado mínimamente, pero con los mismos personajes.

1. CAMBIOS ENTREGAN RESULTADOS MIXTOS

Las expectativas sobre los paquetes aerodinámicos diferentes para cada circuito han sido mayores a las esperadas en algunos eventos y menores en otros, algo normal en la experimentación para ofrecer el mejor espectáculo posible.

Competencias como Texas y Bristol fueron entretenidas y extendieron la incertidumbre sobre sus ganadores hasta los momentos finales, mientras California, Martinsville y Richmond, donde se esperaba mucha más acción, culminó con un énfasis en el aspecto físico y en dominio de un solo piloto.

En la agenda viene Talladega, el segundo superóvalo del calendario pero el primero en el que no se utilizarán placas limitadoras de potencia; por ende, aún no es clara la dinámica que se desarrollará ahí. Después vendrá la serie de visitas a pistas de 1.5 millas de longitud, en la que deberá verse si los cambios propuestos brindarán más espectáculo.

2. BUSCH Y GIBBS MARCAN LA PAUTA

En este contexto, la premisa de que los equipos más poderosos se adaptarían más rápido a los cambios se ha cumplido. El caso más notable es el de Joe Gibbs Racing, equipo en el que tres de sus cuatro pilotos ya visitaron la Línea de Ganadores.

Kyle Busch encabeza los departamentos de victorias (tres), vueltas completadas (3045) y promedio de resultados (3.9), y es el segundo con más vueltas lideradas (599). Nunca había tenido un inicio tan sólido en su trayectoria, al llegar en las primeras diez colocaciones en las nueve primeras fechas.

Además, Denny Hamlin venció en las “500 Millas de Daytona” y en Texas, en tanto que a Martin Truex II le tomó un poco de tiempo regresar al camino del triunfo, mismo que consiguió en Richmond. Erik Jones no ha tenido la misma suerte (17º en la puntuación), pero el verano servirá para consolidar a la operación entera para ser favorita a la corona.

Los autos de Gibbs han ganado seis de las primeras nueve carreras puntuables (FOTO: Toyota Racing)

3. PENSKE, SU DESAFIANTE PRINCIPAL

La racha positiva que arrancó en septiembre continuó con el equipo campeón de Copa, Team Penske, cuyos representantes son aspirantes a las victorias semana a semana.

Con algo de irregularidad, Brad Keselowski (dos victorias, 605 vueltas lideradas) fue capaz de reponerse a adversidades para ganar en óvalos intermedios y cortos, en tanto que Joey Logano (un triunfo, una PP, 114 pts de etapa y prom. de calificación de 3.3) no pierde la agresividad que le valió el título en noviembre.

Ryan Blaney también exhibió competitividad, aunque las circunstancias aún le impiden regresar al triunfo. Así, la tripleta marcha en los lugares 3, 5 y nueve en el campeonato.

4. CHEVROLET SIGUE UN PASO ATRÁS

Permanecen los chispazos, pero Chevrolet aún tiene que trabajar para ser candidata a las victorias en la serie. Es cierto que la velocidad en línea recta y los resultados en calificaciones son dos de las fortalezas, pero el desempeño durante los domingos sigue lejos de lo esperado.

Kurt Busch (Ganassi) es el mejor posicionado en la tabla general (séptimo), en gran parte por estrategias alternas que le dieron resultados buenos, mientras Chase Elliott y Jimmie Johnson están un paso abajo.

FOTO: Art Vega Photography

5. DANIEL Y STEWART-HAAS RACING TOMAN RITMO

Al cuarteto de Stewart-Haas Racing también le ha tomado tiempo adaptarse a los cambios técnicos y deportivos para este año.

Si bien Aric Almirola tuvo su inicio más consistente de su carrera y Clint Bowyer y Kevin Harvick han tenido oportunidad de ganar competencias, el cambio de la carrocería Fusion a Mustang de Ford, la importancia de una calificación buena y las circunstancias todavía los mantienen a un paso de quedarse con las banderas a cuadros.

Entre todo, Daniel Suárez también ha registrado su arranque más constante. Basta con ver los 37 puntos de etapas al momento (en todo 2018 totalizó 34). Después de Daytona, ha completado el recorrido de todos los evento y liderado 21 giros, lo que lo ubica en 12º en la puntuación.

Detalles como las sanciones en fosos han sido su “Talón de Aquiles” en ocasiones contadas, pero el potencial para ayudar a la escuadra a dar el paso para regresar a los primeros planos está ahí. En general, su cambio de equipo ha rendido frutos.