Compartir

El piloto mexicano Sergio Pérez  está listo para enfrentar este fin de semana, del 1 al 3 de septiembre, la decimotercera ronda del Campeonato del Mundo de F1 2017, el Gran Premio de Italia, que se corre en el Autodromo Nazionale di Monza.

Monza es de las pistas históricas en el calendario de F1, un trazado muy rápido de 5.793 kilómetros de largo y 11 curvas conocido como “El templo de la velocidad”, un desafío único por su poca fricción, baja carga aerodinámica, altas velocidades y fuertes frenadas que ponen a prueba al sistema, como lo apunta Tom McCullough, Jefe de Ingeniería de Sahara Force India.

“Al igual que en Bakú y Montreal, en Monza debemos andar bien, la disposición de la pista debe jugar a favor de nuestros puntos fuertes. En esta etapa de la temporada, es crucial sacar el mayor provecho de todas las oportunidades para ganar puntos”, piensa Vijay Mallya, el jefe máximo del equipo”.

“En muchos sentidos, Italia es bastante similar a la carrera de México en términos de la atmósfera y la pasión de los aficionados en el circuito. También tuve algunos días especiales en Monza, como cuando terminé en el podio en 2012 (2º lugar), superando a los Ferrari (Fernando Alonso y Felipe Massa), dijo Checo.