Compartir
FOTO: Dan Istitene/Getty Images

Los pilotos de Mercedes y Ferrari dan la vuelta a la página después de la serie de intercambios de declaraciones generadas después del Gran Premio de Gran Bretaña.

Inicialmente, la penalización de Kimi Raikkönen no fue suficiente para amainar el enojo de la gente de la fábrica alemana, en especial Lewis Hamilton, quien intuyó públicamente que había “tácticas interesantes” de parte de sus adversarios de Maranello; sin embargo, olvidaron todos los “dimes y diretes” de las últimas horas y ya se preparan para el siguiente evento de Fórmula 1, mientras la lucha por el campeonato se intensifica.

A pesar de que el finlandés admitió haber cometido un error en la primera vuelta de la competencia, en el que le provocó un trompo a Hamilton al golpear la rueda trasera derecha de su monoplaza, el descontento del británico y de la escudería alemana fueron muy evidentes, al grado de cuestionar las acciones de los integrantes de Ferrari mientras se intensifica la carrera por el campeonato.

“Todo lo que puedo decir es que ahora son dos carreras en las que los Ferrari han sacado a uno de los Mercedes, y una penalización de cinco segundos y una penalización de 10 segundos no parece sentirse… en última instancia estropea la carrera”, declaró Hamilton en la conferencia de prensa.

Pero este lunes, utilizó la red Instagram para disculparse y aceptar de manera pública las disculpas del campeón de 2007, además de la manera en la que se dirigió rápidamente a la zona de descanso, ausentándose de la entrevista oficial del Gran Premio, que condujo Martin Brundle.

“Kimi dijo ‘lo siento’ y nosotros seguimos adelante. Fue un incidente de carrera y nada más. A veces decimos cosas tontas y aprendemos de ellas”, expresó.

Los dirigentes de los equipos también expresaron declaraciones sujetas a muchos significados y tuvieron que salir a explicar el significado de las mismas. Toto Wolff compartió el domingo para la televisión británica algunas palabras de su Director Técnico, James Allison, quien preguntaba si la acción de Raikkönen “era deliberada o incompetente”, a lo que Maurizio Arrivabene se mostró molesto y en su momento dudó de la declaración, dada la relación que el británico tuvo con Ferrari hace algunos años.

Pero mientras el responsable de Mercedes detalló el sentido de las declaraciones para otra cadena europea, la cuenta oficial de Twitter de la organización argumentó este lunes que “Toto, a manera de broma, acotó una conversación durante la carrera sobre ‘si era deliberado o incompetente’ con una sonrisa en el rostro. Sabemos que fue un error de Kimi y él se ha disculpado por ello. Nadie por un segundo piensa que es intencional, James no dijo nada ante cualquier medio”.

“Toto repitió una conversación bromista que ellos tuvieron durante la carrera. Sabemos que fue un error de Kimi. Es desafortunado que las palabras se tergiversen después de que son dichas”.