FOTO: NASCAR Media

Brett Moffitt completó su cuento de hadas al asegurar el título de la serie de las Camionetas de NASCAR con su victoria en la final de temporada, celebrada en el óvalo de Homestead, en Miami.

El estadounidense dominó gran parte de la competencia de este viernes, al liderar 59 de las 134 vueltas programadas, incluyendo las últimas 29, y contener la presión de sus rivales, siendo superior a los otros tres contendientes a la corona en todo momento.

Noah Gragson, quien encabezó al pelotón por 34 giros, perdió el rendimiento necesario en la parte final del recorrido, cayendo a la tercera colocación por detrás de Moffitt y Grant Enfinger, con desventaja de 5s., por lo que se conformó con el subcampeonato. Los otros aspirantes, Justin Haley y Johnny Sauter, terminaron en octavo y duodécimo, respectivamente, sin ser amenaza por el triunfo.

Moffitt, originario de Iowa, logró el trofeo de “Novato del Año” en la Cup Series en 2015, pese a completar 31 competencias para dos equipos diferentes. Desde entonces participó de manera limitada en las tres divisiones nacionales de NASCAR, al tener problemas para encontrar asiento y presupuesto.

Este año firmó con Hattori Racing Enterprises, organización de Shigeaki Hattori, ex piloto de CART/IndyCar y NASCAR. En la temporada actual se sobrepusieron a los cambios constantes de plantas de motor y falta de patrocinios para sumar seis triunfos, 13 resultados entre los primeros cinco lugares, 269 vueltas lideradas y el 98.4 por ciento de las vueltas posibles en 23 participaciones.